Si fijamos nuestra mirada en la cifra total de movimientos de entrada y salida tanto externos como internos nos encontramos que en el Casco, durante esos diez años ha habido ni más ni menos que 37.376 movimientos, lo que es una auténtica barbaridad. Eso implica una media anual de 3.738 movimientos para un barrio que durante esos años ha tenido una población media de 9.326 personas vecinas, lo que significa es que de media todos los años ha habido cambios equivalentes a un 40,08% de su población. Si tenemos en cuenta que aproximadamente la mitad de ellos son de entrada y la otra mitad de salida, podemos concluir que todos los años ha cambiado el 20% de la población del barrio, una de cada 5 personas vecinas.

 Es verdad que una parte importante de la población del barrio habrá protagonizado no uno ni dos, sino bastantes cambios en esa década, pero incluso utilizando los supuestos menos alarmistas, está claro que en una década ha cambiado la población del barrio en, al menos, un 50%.

 

Estas son algunas de las conclusiones del aspecto del barrio que hoy vamos a tratar. La cuestión de los llamados Movimientos de la Población, puede parecer en un principio un dato poco relevante para conocer el barrio. Podemos aseguraros que, al menos en el caso del Casco, no es así. Los datos que vamos a observar nos hablan de un grado de movilidad enorme, algo que hay que tener en cuenta como una dificultad añadida para la generación de comunidad vecinal. Pero también para preguntarnos por las razones de esta tremenda movilidad. Sin duda que una de esas razones la encontraremos cuando en próximos capítulos abordemos la cuestión del estado y condiciones de las viviendas del barrio, así como la situación económica del vecindario.

Esta gran movilidad es, asimismo un condicionamiento que dificulta poder analizar los cambios que se están dando en el barrio (o en algunas zonas del barrio) como producto de procesos de gentrificación y tugurización, pues en buena parte quedan ocultos o camuflados entre los efectos generales de la movilidad. Es otro factor importante a la hora de elaborar el diagnóstico del barrio.

 

Esta tercera parte del diagnóstico del barrio que titulamos Los movimientos de población (descargar aquí) analiza tanto las entradas y salidas al barrio que se llevan o se han llevado a cabo desde y hacia fuera de Gasteiz (y dónde han nacido quienes las protagonizan), como las salidas del Casco a otros barrios de la ciudad y las llegadas desde otros barrios al Casco (y cuáles son los barrios que protagonizan ambos movimientos). Finalmente analizaremos también lo que las personas expertas (insistimos, nosotras no lo somos) denominan Crecimiento vegetativo que es el resultado (positivo o negativo) de restar a los nacimientos en el barrio, las defunciones habidas en igual periodo.

Antes de dejaros con algunas de las principales conclusiones, comentar que, quien acuda directamente a éstas sin leer el texto, contará con la ventaja de no tener que aguantar ni nuestros análisis ni nuestras hipótesis, pero perderá también la posibilidad de sacar las suyas, porque sólo con el conocimiento de los datos se puede llegar a ellas. Además, se quedará sin la opción no solo de corregirnos donde nos hayamos equivocados, sino de poder aportar en esas cuestiones donde tenemos dudas (recordad, las llamadas concretas a vuestra colaboración están subrayada en azul). Seguimos con los brazos abiertos a vuestras aportaciones.

 

 

RESUMEN DE ALGUNAS DE LAS CUESTIONES PRINCIPALES DE ESTA PARTE 3:

 

Los datos que vamos a observar nos hablan de un grado de movilidad enorme, algo que hay que tener en cuenta como una dificultad añadida para la generación de comunidad vecinal. Pero también para preguntarnos por las razones de esta tremenda movilidad

Esta gran movilidad es, asimismo un condicionamiento que dificulta poder analizar los cambios que se están dando en el barrio (o en algunas zonas del barrio) como producto de procesos de gentrificación y tugurización, pues en buena parte quedan ocultos o camuflados entre los efectos generales de la movilidad

Los Movimientos de población que se efectúan en el barrio son de varios tipos. Por un lado tenemos los referentes a lo que denomina movilidad  externa, esto es, para nuestro caso, personas que llegan al Casco desde fuera de Gasteiz (entradas) y personas que salen del Casco hacia un lugar fuera de Gasteiz (salidas). A estos hay que añadir la movilidad interna, es decir, personas que llegan al Casco provenientes de otros barrios de la ciudad (entradas) y personas que salen del Casco hacia otros barrios de la ciudad

No nos cansaremos de repetir que todos estos datos sólo tienen en cuenta una parte de la realidad del barrio, aquella que figura empadronada en el Casco, dejando fuera a quienes no pueden acceder a empadronamiento por su carencia de papeles, quienes viven en el barrio de una forma legítima (okupando casas vacías, por necesidad o por opción personal) pero no legal (que, a menudo les impide el empadronamiento), pero también incluyendo gente que está empadronada pero no vive (por ejemplo, por intereses fiscales, ya que estar empadronadas en el barrio les permite acceder a unas ayudas a la rehabilitación de la vivienda con la que pretenden especular, aunque realmente no residan en el Casco).

 

3.1.- MOVILIDAD EXTERNA

En los 10 años que van de 2009 a 2018, al barrio han llegado de fuera de Gasteiz 7.159 personas, un 76,76% de la población media del Casco durante esos 10 años. El % del barrio no sólo es bastante más elevado que el de Ensanche o Coronación, sino que es el doble del de Gasteiz. Aún así, vemos que la evolución en los últimos años es de mayor decrecimiento o menor crecimiento de la entrada por inmigración en el barrio[1], tanto en comparación con la del conjunto de Gasteiz como con la de Ensanche y Coronación

Las salidas del Casco también han sido muchas, aunque menos que las entradas. en este periodo han abandonado el barrio marchándose de Gasteiz 6.241 personas vecinas. Ese índice de salidas vuelve a ser bastante mayor en el Casco que en Ensanche, Coronación y el conjunto de Gasteiz

Veamos lo que se denomina saldo de movilidad exterior, esto es, cuando a las llegadas les restamos las salidas. En el cómputo general de los 10 años, el saldo es positivo y, como en los casos anteriores, el % del Casco es más del doble que el del conjunto de la ciudad, y apreciablemente mayor que el de Coronación y, sobre todo, Ensanche

Nos queda aún por observar cuál ha sido en estos 10 años el total de movimientos externos, esto es, la suma de las entradas y las salidas. La cifra de movimientos en el Casco es impresionante, 13.400 movimientos en 10 años, lo que supone un 143,68% de su población media

 

 

3.1.B.- El lugar de de nacimiento de las quienes protagonizan esos movimientos externos

De las personas nacidas fuera del Estado español

La zona que protagoniza el mayor % de movimientos externos, tanto en llegadas como en salidas, y lógicamente en movilidad total, es la zona de Oriente Medio y África Septentrional, siendo el Casco, al mismo tiempo, el barrio que mayor % de personas nacidas en esta área tienen entrada o salida al barrio. Sin embargo, no es la zona con mayor % de saldo migratorio, porque hay otra zona de nacimiento que tiene mayor % de entradas que de salidas, se trata de las provenientes del Estado español, cuyo saldo migratorio es casi el doble que el de las nacidas en Oriente Medio y África Septentrional (40,06% y 20,47% respectivamente). Las provenientes del E. español son, además, las segundas en mayor % tanto en entradas como en salidas, siendo su cifra de entrada muy similar a las de Oriente Medio y África Septentrional, pero son bastantes menos las personas nacidas en el Estado español que abandonan el Casco en estos diez años (356 menos)

Tras estas zonas de nacimiento, los siguientes puestos, tanto en entradas como en salidas, están ocupados por América Latina y el Caribe (989 entradas y 793 salidas) y, lo que es una gran sorpresa para nosotras, Asia, con 726 entradas y 640 salidas. No lejos de las anteriores están los datos de las vecinas nacidas en África Central y Meridional (614 llegadas y 436 salidas). Llama mucho la atención también la escasísima movilidad externa en el Casco de las personas nacidas en América del Norte (23 entradas y 9 salidas, sólo las nacidas en Oceanía tienen datos menores)

Queda claro que en la elección de destino en Gasteiz por parte de las personas nacidas en el extranjero predomina un componente evidente de clasismo socioeconómico: las personas nacidas en los países cuya población normalmente posee una situación económica más enriquecida van a los barrios ricos de la ciudad, mientras que las personas que proceden de lugares del mundo donde sus poblaciones habitualmente tienen una economía más empobrecida no tienen más remedio que optar por los barrios pobres de la ciudad

 

De las personas nacidas en el Estado español

Fijándonos primeramente en las entradas, como es lógico, los mayores % se dan en Araba, el resto de herrialdes, las provincias cercanas y las provincias con gran población (Madrid, Barcelona y Valencia). Llamativo es el número de personas nacidas en Cáceres (30) situada a más de 500 kilómetros de Gasteiz Cáceres, lo que, junto con el dato de salidas que veremos ahora, refiere una continuidad de la relación estrecha de Gasteiz con Cáceres, algo que durante la segunda mitad del siglo pasado fue así, pero parece mantenerse.

En cuanto a las personas salidas de Gasteiz, sí es muy llamativo el alto porcentaje de las nacidas en Araba (623 personas un 42,35%). Vuelven a ser llamativas las ya comentadas salidas de personas nacidas en Cáceres. El otro dato llamativo en esta ocasión es la salida de 14 personas de Orense, cifra que le hace destacarse del colectivo general “Otros lugares de nacimiento”.

Por lo que respecta al saldo migratorio, señalar el dato negativo de Araba, así como el alto % positivo de Bizkaia (entraron a Gasteiz 131 bizkainas más de las que salieron). Aunque, sin duda, el dato más llamativo es el saldo positivo de Cádiz, nada más y nada menos que 30 personas.

 

De todas las personas, hayan nacido en el lugar del mundo donde hayan nacido

Resaltar una vez más, por no ajustarse al imaginario típico del barrio, los grandes movimientos de personas de América Latina y el Caribe y Asia (prácticamente el doble de las entradas y salidas desde Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa en el primer caso, y no muy lejos de ese doble en el segundo). Así mismo, las pocas entradas y salidas de personas nacidas en América del Norte (menos, por ejemplo, que las de las nacidas en Cáceres) y, por supuesto el saldo migratorio negativo de Araba

 

 

3.2.- MOVILIDAD INTERNA

Igual que sucedía con la movilidad externa, el % sobre la población media de las entradas al Casco desde otros barrios de la ciudad, es enorme (11.105), rondando su % el doble de la de Gasteiz y bastante por encima de los de Coronación y, sobre todo, Ensanche.

Si enorme nos parecía la cifra media de entradas al barrio, la de salidas (12.871 personas en 10 años) nos parece una auténtica barbaridad. La diferencia en sus % con el conjunto de la ciudad es justo el doble.

Por lo que respecta al saldo (entradas menos salidas) en el barrio vemos un preocupante % del -18,94, que no significa otra cosa sino que en ese periodo han salido del Casco hacia otros barrios 1.766 personas vecinas más de las que han venido de otros barrios al Casco

Los 23.976 movimientos de movilidad interna en 10 años hablan de las dificultades para la consolidación de tejidos comunitarios en el barrio

 

3.2.B.- De qué barrios viene y a qué barrios va la población que se mueve en el barrio

El principal movimiento de entradas y salidas se produce dentro del propio barrio. Así, son 3.416 personas las que han salido de una vivienda del Casco para ir a otra vivienda del Casco. Ello supone toda una cuarta parte de las entradas totales y una quinta parte de las salidas. Habla de la movilidad interna en el barrio debida a la búsqueda continua de un hogar en alquiler que equilibre hasta donde se pueda economías débiles y viviendas lo más dignas posibles. Hay una sola área con la que el barrio tiene un saldo positivo, esto es, que han venido de allá más personas de las que han salido de acá hacia allá. Es el área de Mendebaldea, que agrupa a los barrios de Gazalbide, Txagorritxu, San Martín y Ariznabarra.

El segundo lugar, tanto de origen como de destino, es el del área de Iparraldea que, como hemos visto, está formado por los barrios cercanos al Casco de Coronación, El Pilar y Zaramaga. La salida hacia esos barrios es importante, casi de la misma dimensión que las salidas del Caco al Casco, aunque las entradas son sensiblemente inferiores. Del barrio han salido hacia el área de Iparraldea 617 personas más de las que de allá han venido al Casco. El tercer área con más entradas al Casco es Erdigunea (Ensanche, Lovaina y Desamparados) con 1.446 entradas y el menor de los saldos negativos. No obstante, en número de salidas es superada por Ekialdea (El Anglo, Aranbizkarra, Arana y Santa Lucía).

Fijando la mirada en las salidas hacia los barrios nuevos de la ciudad, esto es, en las áreas de Salburua (Arantzabela y Salburua) y Zabalgana (sólo Zabalgana), vemos que más de 1.800 personas del barrio han salido hacia esas zonas, aunque curiosamente también han venido de esas zonas 856 personas

Demostración palpable de que la idea general de que el Casco es un barrio de gente empobrecida es en parte falsa es el hecho de los movimientos habidos con el área de Mendizorrotza, con mucha diferencia la zona más rica de la ciudad. De allí han llegado al barrio 89 personas, y del barrio han salido hacia allá nada menos que 388

 

3.2.C.- La totalidad de movimientos en el barrio durante 2009-2018

Si fijamos nuestra mirada en la cifra total de movimientos de entrada y salida tanto externos como internos nos encontramos que en el Casco, durante esos diez años ha habido ni más ni menos que 37.376 movimientos, lo que es una auténtica barbaridad. Eso implica una media anual de 3.738 movimientos para un barrio que durante esos años ha tenido una población media de 9.326 personas vecinas, lo que significa es que de media todos los años ha habido cambios equivalentes a un 40,08% de su población. Si tenemos en cuenta que aproximadamente la mitad de ellos son de entrada y la otra mitad de salida, podemos concluir que todos los años ha cambiado el 20% de la población del barrio, una de cada 5 personas vecinas.

Es verdad que una parte importante de la población del barrio habrá protagonizado no uno ni dos, sino bastantes cambios en esa década, pero incluso utilizando los supuestos menos alarmistas, está claro que en una década ha cambiado la población del barrio en, al menos, un 50%.

Subrayaríamos que no solo se trata del acceso desigual a la vivienda y al espacio urbano, sino a qué tipo de vivienda y si las condiciones de algunas de ellas, y de las agrupaciones que algunas personas se ven obligadas a llevar a cabo, pueden o no permitir una vida digna (y eso para quienes, como las que aparecen en las estadísticas, cuentan con una situación legal que les permite empadronarse). Eso lo veremos en próximos apartados.

Por lo que respecta a la lectura final de estas movilidades, volver a insistir, como llevamos haciendo en todo el capítulo, que esta tremenda movilidad ha de ser un factor a tener muy en cuenta a la hora de trabajar la dimensión de barrio y la comunidad vecinal. No sólo por la dificultad añadida para el conocimiento mutuo que puede traer consigo la gran movilidad, sino porque, además, la situación y condiciones de no pocas de las personas que llegan al barrio, hagan que para su supervivencia y vida digna en nuestras calles les sea imprescindible el apoyo de la comunidad vecinal. Insistimos así mismo en que esa tremenda movilidad es un factor que dificulta el conocimiento de ciertos movimientos que se están dando en el barrio (o en zonas del barrio) como producto, lento pero continuo, de procesos de gentrificación y tugurizacion, pero que quedan camuflados dentro del gran proceso de movilidad general en el barrio.

 

3.3.- CRECIMIENTO VEGETATIVO

En el periodo 2010-2019 en el barrio ha habido más defunciones (1.122) que nacimientos (854), lo que nos da un saldo vegetativo negativo de -268, que supone una pérdida en este periodo del -3,06% de la población de 2019. Ahora bien, si lo comparamos con el resto de los barrios de Gasteiz, observamos que hay 18 barrios (de un total de 31) que han tenido un saldo vegetativo más negativo

Si retomamos lo visto en el apartado de la población por nacionalidad y origen, veremos que en el periodo 2011 a 2020 la población de nacionalidad extranjera aumentó en el barrio en un 1,2%, sin embargo, los nacimientos en el barrio en el periodo 2010-2019 disminuyeron en un 17,82%. Hay más factores que interrelacionan entre estos datos, pero parece evidente que el aumento del vecindario de origen extranjero no conlleva el aumento de nacimientos

Para el conjunto de los 10 años analizados, las cifras son muy similares en ambos sexos tanto en nacimientos como en defunciones, con una ligera mayoría de mujeres tanto en nacimientos como en defunciones (51,9% para las mujeres en ambos casos), y el saldo vegetativo de los 10 años significa una pérdida de 10 mujeres más que de hombres, lo que supone de media una pérdida de una mujer al año

[1] Para que nadie confunda terminología, en este contexto, cuando hablamos de inmigración nos referimos a cualquier persona que haya llegado al barrio desde fuera de Gasteiz, sea desde otros pueblos de Araba, sea desde otros herrialdes, provincias españolas u otros lugares del mundo.