Si, como hemos visto en el capítulo 7, según señalan los datos estadísticos, el Casco es uno de lo barrios con más tanto por ciento de personas ocupadas (el 9º de 31, insistimos una vez más que la realidad es otra, pues la estadística oficial deja fuera muchas otras formas de trabajo) y que, además, según la evolución entre 2011 y 2016, va mejorando el nivel de sus categorías profesionales, pues parece que debería ser fácil adivinar lo que nos vamos a encontrar en este capítulo relacionado con lo que denominan Renta Personas y Renta Familiar, esto es, que el Casco esté en una relativamente buena posición entre el conjunto de barrios, y que ésta venga mejorando en los últimos años… Y sin embargo no es así.

¿Qué sucede entonces? Pues que nos vamos a darnos de bruces con otro de los peligros de los datos estadísticos: que pueden ocultar realidades muy dispares, que al compensarse entre ellas ofrecen una imagen conjunta que nos impide verlas. Con un ejemplo se entenderá más fácilmente: Imaginemos (como luego veremos que es el caso) que en el barrio hay secciones censales en las que, efectivamente, las rentas han ido creciendo en estos años, hasta adquirir un nivel superior a la renta de una decena de barrios de la ciudad; pero, al mismo tiempo, hay otras secciones en las que las rentas han ido empeorando bastante más que en el conjunto de la ciudad (son más bajas que en cualquier barrio), al sumar los datos y obtener la media la imagen que nos ofrece ésta no refleja ninguna de las dos realidades señaladas.

Es lo que venimos subrayando en otros capítulos sobre lo que está sucediendo en el barrio en los últimos tiempos: se están dando al mismo tiempo un proceso de gentrificación y de pauperización en diferentes zonas del barrio que, cuando observamos los datos generales del Casco se difumina, porque se compensan. Pero, como vamos a ver, ambos existen. Es una realidad que tenemos que tener muy presente. Y un nuevo aviso sobre la peligrosidad de los datos estadísticos, y las capacidades de utilización política que ofrecen a quienes los diseñan.

Esa parte del vecindario, condenada a la pauperización por un sistema económico y social tan injusto como poco equitativo y depredador, se ve obligada (no es una elección) a recurrir a las llamadas Ayudas sociales (que deberían ser realmente herramientas para la redistribución de la riqueza, y no meros parches para la sobrevivencia). Por eso es que en los datos sobre RGI y otras “ayudas” la sobrerrepresentación del Casco es tremenda. Si buena parte de la población del barrio ha de recurrir a estas para sobrevivir ¿cómo esperan que haga frente a rehabilitaciones u obras de infraestructura como las que demandan la ITE, o los expedientes de ruina?.

Y una cuestión fundamental más. Los datos que aparecen abarcan un periodo temporal que, en todos los casos, es anterior a la situación creada por la pandemia. Las medidas tomadas en torno a ésta, con ayudas irrisoria que, además, no son accesibles a toda esa parte del vecindario que no tiene una situación reglada (ya sea en lo personal, en lo habitacional o en lo laboral) está suponiendo (y seguirá aumentando) un tremendo drama social para el vecindario económicamente más vulnerable. Mientras, las instituciones miran para otro lado (a las grandes inversiones a realizar con los fondos que les lleguen de Europa… a pesar de las consecuencias que traerán esos fondos), cobijadas tras la tramposa coartada de la inexistencia formal y estadística de las personas no regladas. Ante todo ello parece imprescindible e inaplazable que en el barrio nos vayamos dotando de las Cajas de Resistencias y otros instrumento de apoyo mutuo y reciprocidad para hacer frente a lo que sin duda va a ser (está siendo ya) el efecto secundario más terrible de la actual pandemia.

El capítulo 8 lo hemos denominado RENTA PERSONAL Y FAMILIAR RGI Y OTRAS AYUDAS (diagnóstico 8, descargar aquí) y a continuación os dejamos su resumen. Os recordamos también que para poder conocer el detalle de qué calles y tramos de calle componen cada una de las secciones censales (y saber dónde están las diferencias dentro del barrio), podeís hacerlo a través del siguiente link: LISTADO DE LAS SECCIONES CENSALES DEL BARRIO

RESUMEN DEL CAPITULO SOBRE  RENTAS PERSONAL Y FAMILIAR.  RENTA DE GARANTÍA DE INGRESOS  Y OTRAS AYUDAS

8.A.1.- RESUMEN CON DATOS DEL BARRIO

RENTA PERSONAL

Tanto en Renta Total como en Renta Disponible la del Casco no es la menor de la ciudad, sino la cuarta menor en Renta Total y la tercera menor en Renta Disponible. en ambos casos la renta del Casco es bastante inferior a la de la media de Gasteiz (un 23,91% en el caso de la Renta Total y un 21,58% en la Renta Disponible). Ese 21,58% es mucho, aunque no hay que perder de vista tampoco que es menos de la mitad (todo un 58,69% inferior) a la del barrio con mayor Renta Disponible (Mendizorrotza), y un 2,94% superior a la del barrio con menor (Zaramaga).

Si lo que observamos es la columna de Renta del Trabajo, resulta que la del Casco ahora ya no es tan baja, pues hay otros 10 barrios con rentas de trabajo inferiores. Eso quiere decir que las retribuciones de las personas asalariadas del Casco no están precisamente entre las más bajas, por lo que las causas para que luego su Renta Total y Renta Disponible sean comparativamente bastante inferiores hay que buscarlas en otros apartados.

En Renta de Actividad Económica el Casco es el 18º barrio con una renta más baja, o dicho de otro modo, es la 14ª más alta. Aún así, es un 11,63% menor que la media de Gasteiz, pero más del doble que la  del barrio con menor (El Pilar).

En Renta de Capital Inmobiliario, la del Casco es la 14ª más baja de Gasteiz, un 26,99% menor que la media de Gasteiz, pero un 84,36% superior a la menor de Gasteiz (Zaramaga). Lo que hay que deducir es que en el barrio hay bastante más vecindario del que pensamos con segundas viviendas, y en mayor medida de lo que se da esta cuestión en el resto de barrios obreros de la ciudad

La explicación al porqué el Casco tiene una renta total y renta disponible bastante bajas, teniendo al mismo tiempo una renta de trabajo relativamente alta, viene por los otros dos conceptos. En primer lugar el de las Transferencias que, como incluye las prestaciones por desempleo y las pensiones y clases pasivas, con la imagen estereotipada del barrio habrá quien piense que en este concepto sí que estará entre las más altas. Y no es así, es la 7º más baja de la ciudad, siendo un 15,34% menor que la media de Gasteiz. Lo que sucede es que en este concepto tienen un peso muy importante las pensiones y clases pasivas, por eso, al revés que en la mayoría de los conceptos que hemos visto hasta ahora, en éste son los barrios más obreros y con mayor índice de población los que están en los puestos más altos (los 8 barrios con menor cantidad en Transferencias que el Casco son en general los barrios jóvenes de la ciudad. El menor ingreso del Casco por este concepto es una de las razones por las que luego se ve superado en la Renta Total y Renta Disponible por barrios obreros que en otros apartados tienen menores ingresos que el Casco.

El otro apartado por el que el vecindario del Casco tiene ingresos medios inferiores a los de la mayoría de los barrios obreros (y no obreros) de la ciudad es el de el Capital Mobiliario (es decir, dinero en cuentas, inversiones, bonos…). En este apartado el Casco tiene la 5ª cantidad más baja de todo Gasteiz (solo la tiene mejor que Abetxuko, Sansomendi, Salburua y Zaramaga) y un 67,80% inferior a la de la media de Gasteiz.

Estos datos de renta media personal nos hablan, en trazo grueso de un vecindario de El Casco bastante diferente al prototipo que se suele tener de él: no es tan mayor como se le supone, ni está lleno de personas que no trabajan y viven de las ayudas sociales (hay otros 24 barrios que tienen más ingresos en el apartado de Transferencias que es el que recoge estas cuestiones). Tampoco parece que las personas vecinas del Casco ocupen los puestos peor retribuidos (aunque aquí puede darse un enmascaramiento de dos realidades, unos sueldos muy altos junto con otros muy bajos que, como media, dan unos sueldos normales), pues tanto en el caso de las personas asalariadas como de las autónomas y profesionales, hay bastantes barrios con ingresos medios menores. Y parece que en el barrio hay más personas con segundas propiedades alquiladas de lo que pensábamos, porque en los ingresos medios por este concepto supera a 13 barrios de la ciudad. El único aspecto en el que los datos si parecen corresponder con la imagen estereotipada, es que la persona vecina media del barrio no tiene prácticamente ahorros o inversiones.

Evolución entre 2006 y 2018

En lo referente tanto a Renta Personal Total como a Renta Personal Disponible, lo que apreciamos es que en los 12 años que van de 2006 a 2018 pocas diferencias ha habido

Por lo que se refiere a la Renta Personal de Trabajo (recordemos, las personas asalariadas), sí que el barrio cada vez se coloca en mejor posición al resto de barrios de la ciudad (pasa de ser el 8º que menos recibía a ser el 11º), lo que podría estar hablando de la incorporación al barrio de personal asalariado de mayor categoría profesional. Aún así, crece ligeramente su diferencia negativa con la media de la ciudad en este concepto, aunque crece de forma bastante importante su diferencia positiva con respecto al barrio que menor Renta media Personal de Trabajo tiene (pasa del +13,86% al +39,84)

Sin embargo, en el apartado de Renta de Actividades (trabajo autónomo y profesional) en 12 años el Casco solo ha tenido un aumento del 2,59%, que aún así le ha servido para reducir distancias con la media de Gasteiz, y ampliarlas con el barrio con menor Renta de Actividad de Gasteiz.

En el apartado de Renta Personal de Capital Mobiliario (dinero ahorrado en cuentas, en acciones, bonos, etc) es donde mayor caída ha experimentada la economía del vecindario de el Casco. Está claro que la crisis del 2008 ha vaciado los ya de por sí pocos ahorros que había. Así, en el periodo 2006-2018 se ha reducido en más de la mitad (-56,42%), la media del Casco ha pasado de ser la 11ª más baja de Gasteiz a ser la 5ª. En resumen, la crisis ha terminado de forma especialmente cruenta con los pocos ahorros del vecindario.

Esa crisis es la que ha pauperizado también algunas economías personales, que a consecuencia de ello han tenido que recurrir a subsidios de paro y otras ayudas del apartado de Transferencias, que por eso crecen de forma espectacular en este periodo (+69,55)

Finalmente, con respecto al Capital Inmobiliario (básicamente ingresos por alquileres), el importante crecimiento en este periodo (+62,56), más que a un aumento del número de las propiedades alquiladas, parece debido al incremento del precio de los alquileres, ya que en este caso tampoco ese incremento del Casco supone gran variación en su puesto en el escalafón de barrios (sólo asciende un puesto)

RENTA FAMILIAR

La cuestión cambia algo con respecto a la Renta Personal total, ya que en la Familiar Total el Casco no es el 4º barrio con menos renta (como era en la Personal), sino el que menos recibe de toda la ciudad. Del mismo modo que la diferencia con la media de la ciudad aumenta (del -23,91 de la Personal al -30,32 que se produce en la Familiar). También se dispara la diferencia con el barrio con mayor renta familiar total media (Mendizorrotza, que es 3,75 veces la del Casco).

La explicación es múltiple. Sucede, por un lado, que en las familias del Casco hay menos personas con ingresos que en el resto de barrios, lo cual tiene varias causas. Así, el Casco es el barrio con mayor % de familias formadas por una persona sola (nada más y nada menos que un 50,53% en 2016, cuando la media de la ciudad es del 33,42%), siendo precisamente las familias unipersonales las que tienen una renta familiar media menor. Por otro lado, porque el Casco es el barrio con mayor coeficiente de personas paradas (en 2019 un 9,36%, mientras en el conjunto de Gasteiz es del 5,59%).

Como sucedía con la Renta Personal, los datos de la Renta Familiar Disponible son muy similares a los de la Renta Familiar Total. En este caso también es el Casco el barrio con menor cantidad, que es un 28,31% inferior a la de la ciudad y un 69,53% inferior a la más alta de la ciudad (que también es Mendizorrotza)

Las razones argumentadas para la subida en el escalafón de los barrios con menores ingresos, se repiten en todos los tipos de Renta Familiar. Así, en el de Renta del Trabajo pasa de ser la 11ª menor a ser la 7ª; en el de Capital Mobiliario, de ser la 5ª a ser la 4ª; en el de Capital Inmobiliario de ser la 14ª a ser la 9ª; en el de Actividad Económica de ser la 18ª a ser la 15ª y, finalmente, en el de Transferencias de ser la 8ª a ser la 6ª.

Evolución 2011-2018

Por un lado vemos que la media de la renta familiar total, mientras que en 2018 era la menor de todos los barrios de Gasteiz, y un 30,32% menor que la media de Gasteiz, sin embargo en 2011 era la segunda menor (la menor era Abetxuko) y era un 27,94% menor que la media de Gasteiz. Ello podría indicar que el barrio se sigue empobreciendo.

Pero, por otro lado, se observa también que en el periodo 2011-2018 ha sufrido menos descenso porcentual que 13 barrios de Gasteiz (en concreto, Arana, Zaramaga, El Pilar, Coronación, San Cristóbal, Aranbizkarra, El Anglo, Arantzabela, Txagorritxu, Santa Lucía, Santiago, Gazalbide, Zona Rural Este). Es decir, en estos años el Casco ve aumentar la brecha de la diferencia con los barrios más ricos, pero menos de lo que lo padecen casi la mitad de los barrios de la ciudad.

En 2011 El Casco era el barrio con menor Renta Familiar Disponible, y lo sigue siendo en 2018. Si en 2011 era un 26,47% inferior a la del conjunto de Gasteiz, en 2018 la diferencia aumenta hasta el 28,31%. Si la Renta Familiar Disponible de Mendizorrotza (el barrio que más) en 2011 suponía 3,09 veces la del Casco, en 2018 era ya de 3,28 veces. Es la obscenidad de la injusticia social hecha renta por barrios. Eso, sin entrar a comentar el hecho de que 23 barrios de la ciudad, en el transcurso de 7 años hayan visto decrecer su renta.

8.A.2.- RESUMEN POR SECCIONES CENSALES

RENTA PERSONAL

Sección 1:

Es la sección con mayor Renta Total personal (18.635), un 24% mayor que la de la sección con menor renta (la sección 4) y un 13,54% superior a la del conjunto del Casco. Si fuera un barrio, tendría una Renta Total personal superior a la de 10 barrios de la ciudad. la sección 1 ocupa el primer lugar no solo en Renta Total, también en Renta de capital Inmobiliario, Renta de Actividad y Renta Disponible. Sin olvidar, claro, que su Renta de Trabajo (el concepto por el que más se ingresa) es la segunda más alta. La conjunción de todos estos factores es la que explica su primer puesto en la Renta Total y que nos confirman a la sección 1 como la sección rica del barrio, económicamente hablando.

De 2017 a 2018 incrementa en torno al 2,40 tanto su renta total como su renta disponible

Sección 3:

La sección 3, junto a una Renta de Trabajo relativamente alta (es la tercera en el escalafón de secciones censales), ocupa el último lugar tanto en Renta de Capital Mobiliario, como en Renta de Capital Inmobiliario y, sobre todo, Transferencias. Ello nos habla probablemente de una población trabajadora (por lo de la Renta de Trabajo alta y las transferencias bajas), pero joven y con poca capacidad de ahorra o inversión.

Es una de las tres secciones que de 2017 a 2018 ve reducida tanto su renta total como su renta disponible personal.

Sección 4:

La sección con menor Renta Total personal (14.810) un 24% inferior a la de las sección con mayor Renta Total personal (la sección 1). Si fuera un barrio, tendría la menor Renta Total personal de toda la ciudad.

La sección 4 ocupa el último puesto en Renta Total y Renta Disponible, pero en ninguno más. Sorprendentemente en la Renta de Trabajo está en cuarto lugar. El problema de la sección 4 son sus pocos ingresos en concepto de Transferencias (ocupa el penúltimo lugar), el siguiente concepto habitualmente con cantidades más altas, así como en el de Renta del Capital Inmobiliario (también es la penúltima). Eso nos habla probablemente de una sección 4 con pocas personas mayores (por eso el apartado de Transferencias es tan bajo, porque es el que agrupa principalmente a las pensiones, aunque también a las ayudas públicas), y con una economía que no le permite inversiones. Sería pues, la sección económicamente más pobre del barrio.

De 2017 a 2018 aumentan ligeramente sus rentas total y disponible, principalmente por su importante incremento en la Renta de Actividad (25,69%)

Sección 5:

No tiene características propias señaladas, ocupando en casi todos los conceptos un puesto intermedio.

Es una de las tres secciones que de 2017 a 2018 ve reducida tanto su renta total como su renta disponible personal.

Sección 8:

Es la tercera sección con Renta Total personal más alta, pero solo un poco más elevada que la media del barrio.

Tiene una renta de trabajo bastante menor que la sección 10, tiene una cantidad bastante mayor que éste en el concepto de Transferencias, hechos ambos que se explican, como luego veremos, por el alto porcentaje de personas jubiladas que en ella vivían incluso cuando aún no formaba parte de ella la Residencia San Prudencio (285 personas mayores de 65 según los Censos de Población y Vivienda del INE en 2011)

Sección 10:

Es la segunda con mayor Renta Total personal, un 19,33% mayor que la sección con la menor (la 4).

La sección 10 presenta características de vecindario con economía desahogada, pues ocupa la 1ª posición tanto en la Renta de Trabajo como en la Renta de Capital Mobiliario. Es más que llamativo el hecho de comprobar las diferencias en la Renta de Trabajo entre esta sección y la sección con menor Renta de Trabajo (la sección 9), pues esa diferencia llega ni más ni menos al 57,09%), es un desequilibrio inmenso entre secciones censales de un mismo barrio.

Si esta sección 10 no alcanza el primer puesto en el escalafón de la Renta Total es porque tiene pocos ingresos por Transferencias, lo que no quiere decir sino que su población es más joven y cuenta con menos pensionistas.

De 2017 a 2018 incrementa su rentas personales total y disponible en más de un 5% (la que más), y casi el doble de lo que se incrementa en el conjunto de Gasteiz. En sentido contrario, tiene una importante reducción de su Renta de Capital Mobiliario (-47,03)

RENTA FAMILIAR

Sección 1:

En el escalafón entre secciones, en renta familiar pierde posiciones con respecto a las que tenía en renta personal.

la sección 1, a pesar de su bajada en otros conceptos, mantiene su primacía en Capital Inmobiliario, donde ingresa casi 5 veces más que la sección 3, eso para una sección en la que prácticamente la mitad de las viviendas son unipersonales; Está claro que en buena parte del resto de viviendas el desahogo económico de las viviendas de la sección 1 afecta no solo a la persona principal, sino a quien con ella convive.

Entre 2017 y 2018 tiene un importante incremento de la Renta de Trabajo y de la Renta de Actividad.

Sección 3:

En el escalafón entre secciones, en renta familiar pierde posiciones con respecto a las que tenía en renta personal. La explicación a esos cambios es bastante similar a la que vimos cuando analizábamos las rentas por barrios. Las secciones censales en las que más abundan las viviendas unipersonales son las que relativamente menos renta familiar obtienen, por lo que descienden en el escalafón.

El marcado descenso en Renta Total familiar de la sección 3 que pasa del 6º al 8º y último puesto viene dado, además de por su elevado número de viviendas de una sola persona, por ser la sección que en 2016 más % de mujeres tenía entre la población ocupada (un 55,43%), siendo la segunda sección en % de mujeres sobre población ocupada la sección 1 (53,28%).

Entre 2017 y 2018 tiene un importante incremento de la Renta de Trabajo familiar. Por el contrario, tiene una importante reducción de su Renta de Capital Mobiliario (-37,40)

Sección 4:

En renta familiar mejora su posición en el apartado de renta disponible, pasando del 8º al 6º lugar.

Llama la atención sobre todo el incremento tanto en Renta familiar total como disponible (por encima del que experimenta el conjunto de la ciudad). Entre 2017 y 2018 tiene un importante incremento de la Renta de Trabajo y la Renta de Actividad, pero aún mayor de la Renta de Capital Mobiliario (48,28%)

Sección 5:

En el escalafón entre secciones, en renta familiar pierde posiciones con respecto a las que tenía en renta personal.

Entre 2017 y 2018 importante bajada de la sección 5, prácticamente en todos los conceptos salvo en el de Renta de Actividad. Es llamativo su importante reducción de su Renta de Capital Mobiliario (-55,10%)

Sección 8:

En la renta familiar pasa a ser la sección con mayor renta disponible. Es la que más asciende en Renta Familiar Total, probablemente por su menor % de mujeres sobre población ocupada (un 45,30%). Además, supera en Transferencias (principalmente pensiones) a la sección 9 (donde se ubicaba la Residencia San Prudencio); probablemente la explicación venga del hecho de que agrupaba al mayor número de viviendas en las que convivían varias personas mayores de 65 años (en un 17% de sus hogares en 2011).

Entre 2017 y 2018 tiene un muy importante recorte en su Renta de Actividad (-17,32%)

Sección 10:

En el escalafón entre secciones, en renta familiar pierde posiciones con respecto a las que tenía en renta personal. Llama la atención sobre todo el incremento tanto en Renta familiar total como disponible (por encima del que experimenta el conjunto de la ciudad).

Importantísimo crecimiento de 2017 a 2018 de su renta de capital mobiliario (104,32%)

8.B.- RENTA DE GARANTÍA DE INGRESOS Y OTRAS AYUDAS

8.B.1.- La Renta de Garantía de Ingresos (RGI)

La oficina del Campillo (o, dicho de otra forma, los barrios de Casco y Ensanche) en 2008 tenían una fortísima sobrerrepresentación en lo relativo al % de familias pereceptoras de RGI, pues mientras por población le correspondería tener un 8,05% de las concesiones de RGI, tenía más del doble, un 18,80%.

Si en vez de ofrecer los datos por SSB se ofrecieran por barrios, los del Casco serían muchísimo mayores de los que presenta la oficina de Campillo (porque, con toda probabilidad, en Ensanche habría menos familias perceptoras de RGI de las que por población le corresponde

Esa sobrerrepresentación (133,54%) se había reducido en 2010 (a 85,51%), lo contrario de lo ocurrido con Aldabe (esto es, Coronación), donde de una sobrerrepesentación del 58,26% en 2008, pasaba en 2010 a ser del 71,22%.

Con los datos de a partir de 2017 que ofrece Lanbide, vemos que la sobrerrepresentación de lo que antes era la oficina del Campillo, como habíamos adelantado, efectivamente se debe a la sobrerrepresentación del Casco, ya que Ensanche tiene una acusada infrarrepresentación (en torno al -30%). En cualquier caso, ha seguido reduciéndose, porque si sumamos los datos de Casco y Ensanche de 2017, vemos que esa sobrerrepresentación, que en 2008 era del 133,54% y en 2010 del 85,51%, en 2017 se había reducido hasta el 57,27% y en diciembre de 2020 al 54,07%.

Si la mirada la fijamos en el factor sexo vemos que en el Casco entre 2017 y 2020 ha habido un aumento entre las mujeres titulares de RGI, al tiempo que un descenso entre los hombres. Algo que sucede también en Ensanche y, en parte, en Coronación. De todas formas, las diferencias entre sexos no son grandes.

Mientras en el barrio desciende el % de titulares entre 20 y 64 años (del 11,2 al 11,0%), en Ensanche y Coronación aumentan. Al revés sucede en lo referente a titulares de RGI de 65 y más años, mientras en Ensanche y Coronación se reducen, en el Casco aumentan (del 5,3% al 5,7%).

En lo que respecta al % de titulares de RGI de origen extranjero (que, por otro lado, en el Casco coincide con el % de vecindario de origen extranjero), el ligero aumento experimentado en el Casco entre 2017 y 2020 es menor que el experimentado en Ensanche y Coronación

8.B.2.- Las Ayudas de Emergencia Social (AES)

Comprobamos, de nuevo, una clara sobrerrepresentación de familias perceptoras de AES en la oficina del Campillo, aunque mucho mayor en 2008 (131,06%) que en 2016 (27,38%), el Campillo pasa de ser la que agrupaba el mayor % de familias perceptoras de AES en 2008 (18,6%) a ser la segunda, tras Iparralde (8,7 y 10,1% respectivamente)

Para hacer una cierta aproximación a la realidad que esconde el maquillaje, supongamos (como probablemente haya sido) que los casos de familias perceptoras de AES del Campillo fueran todos correspondientes al Casco, si tenemos en cuenta que la población del Casco en 2008 suponía el 4,21% de la de Gasteiz y un 3,52% en 2016, tendríamos que la sobrerrepresentación real del Casco en familias perceptoras de AES sería de un 341,81% en 2008 y de un 147,16% en 2016, lo que supone una gravedad extrema.

8.B.3.- Derivaciones al CMAS (Centro Municipal de Acogida Social)

Esta situación se dio en 25 ocasiones en Campillo durante 2009, lo que suponía un 59,27% de sobrerrepresentación sobre los casos que deberían haberle correspondido por su población. En 2019 los casos descendieron a 11, con una sobrerrepresentación de 26,51%.

Hagamos ahora también la hipótesis (más que probable) de que entre el vecindario de Ensanche no haya habido ninguna derivación al CMAS, y que, por lo tanto, todas las del Campillo corresponden al Casco, la sobrerrepresentación del Casco en derivaciones al CMAS sería del 203,61% en 2009 y del 148,27% en 2019. El Casco, también en derivaciones al CMAS sería, con mucho (aunque con menos diferencia en 2019) el barrio con mayor % de personas que no pueden ejercer su derecho a una vivienda digna

8.B.4.- Otras necesarias atenciones desde los SSB

Como hemos visto también en las anteriores cuestiones, destaca la sobrerrepresentación de las oficinas de Campillo, Aldabe y Abetxuko. Pero, si volvemos a considerar que la mayoría o la totalidad de los expedientes del Campillo corresponderán al Casco, la sobrerrepresentación de éste pasaría del 58,59 de 2009 al 202,88% y del 53,17% de 2019 al 200,58% de 2019