Vamos conociendo ya unas cuantas características del vecindario del barrio, y aunque en posteriores capítulos abordaremos la cuestión de cómo son las viviendas en donde residen, antes de ello queremos conocer también cómo viven, esto es, cómo se distribuye la población del barrio entre las viviendas que en él se ubican. Nos gustaría poder saber qué tipo de modelos familiares hay en el barrio; de entre los hogares con sólo una o dos personas residentes cuántos son de personas mayores viviendo solas (y si hay mucha desproporción entre mujeres y hombres); cuántos hogares de personas que han optado por vivir solas; en cuántos se agrupan más de una familia… y todo ello visto con un marco de evolución temporal y desglosado por secciones censales. Pero, una cosa es lo que nos gustaría saber, y otra la realidad de los datos que se publican. Insistimos una vez más, esos datos existen, las instituciones cuando quieren los hacen públicos (o una parte de ellos), pero se cuidan de no darles una continuidad u homogeneidad que permita su análisis y comparación.

Los colectivos, redes, agentes, asociaciones y personas que viven y se mueven en el barrio conocen más esa realidad que los datos publicados por las estadísticas. Por ejemplo, en el más que interesante Trabajo Fin de Grado presentado por Maddalen Ruesgas Rasines[1] en mayor de 2020 (sobre el que volveremos en algunos otros capítulos), a la hora de elegir el perfil de las familias o unidades familiares a la que entrevistar, y después de consultar tanto con el grupo de coordinación de GOIAN, como con las personas que llevan tareas de educación de calle en el barrio, quienes conocen realidades muy distintas a las de las estadísticas oficiales, los perfiles que se eligieron (que coincidimos que pueden representar una radiografía del barrio mucho más completa de lo que nos van a presentar los datos estadísticos), fueron los siguientes:

  • Una familia magrebí de segunda generación (madre, padre e hijas e hijos)
  • Una familia monoparental nigeriana viviendo un proceso migratorio (madre y un montón de hij@s)
  • Una familia de origen latinoamericano
  • Una familia recién llegada al Casco
  • Una familia biparental euskaldun
  • Una familia monoparental euskaldun

En cualquier caso, con la notable limitación de los datos que se hacen públicos podemos conocer parte de la realidad de algunos hogares y familias del barrio, por eso los recogemos.

Por lo que se refiere a las formas de tenencia de las viviendas, resulta obsceno, hasta la repugnancia más profunda, contemplar la realidad de la vivienda en nuestras calles, en una sociedad como la vasca, cuyas instituciones y poderes políticos se jactan de ser pioneros en aprobar el derecho subjetivo a la vivienda, según el cual se garantiza el derecho a la vivienda en favor de quienes, no disponiendo de una vivienda digna y adecuada, carecen de los recursos económicos precisos para conseguir una. Porque junto a esa jactancia política nos topamos con la cruda realidad, parte de cuyo reflejo encontramos en estas palabras del responsable de Cáritas de Gasteiz:

Personas que trabajaban en la economía sumergida, prostitutas y mayores que necesitaban ayuda en el confinamiento para hacer la compra se han sumado al de mujer, inmigrante, sola y con hijos a su cargo

Acceso a la vivienda

En la nueva situación impuesta por la pandemia, Cáritas también ha evidenciado, como ha señalado Ramón Ibeas, su secretario general, el aumento de las dificultades de acceso a la vivienda. Por una parte por el abuso de los precios y la exigencia de fianzas y por otra, por las trabas para la firma de contratos que hacen imposible acceder a las coberturas aprobadas por los gobiernos estatal y autonómico.

“A Vitoria hay que hacerle un subrayado porque tenemos una tremenda dificultad para alquilar pisos a gente de fuera que creemos que no va a responder a este tipo de expectativas”, ha denunciado Ibeas.

(DNA 16-12-2020)

Las instituciones parecen haber decidido que para que la realidad no desvele la falsedad del cumplimiento de sus promesas y compromisos, nada como adulterar la realidad, y en esa labor cuentan con la herramienta inapreciable de sus datos estadísticos, preparados y cocinados para presentarnos solo la parte de realidad que les interesa (a esas instituciones, y a los poderes económicos, especulativos e inmobiliarios que representan no pocos de los políticos profesionales). Por eso, al observar los datos sobre las formas de tenencia de la vivienda que ofrecen esas instituciones y administraciones públicas, no vamos a encontrar referencia alguna a quienes, para poder vivir bajo un techo, no tiene más opción que la ocupación, los alquileres sin contrato, las denominadas camas calientes

Tampoco ofrecen información sobre la cada vez más presente figura del especulador vecinal, personajes que, sin haber hecho de la especulación habitacional su profesión, sí la han convertido en su modo de vida, manteniendo la propiedad de varios pisos vacíos o con alquileres prohibitivos para la mayoría de quienes lo necesitan. Y las administraciones públicas también poseen esos datos, pero no los hacen públicos.

En definitiva, que en este apartado, una vez más, nos vamos a dar de bruces con la falsa realidad que con los datos estadísticos muchas veces nos intentan imponer. Una realidad que expulsa a decenas de personas vecinas del barrio, en esta ocasión literalmente, dejándolas tiradas en plena calle. Tengámoslo muy en cuenta al leer los datos.

A la parte 9 de esta recopilación de datos la hemos llamado MODELOS DE HOGAR O UNIDAD FAMILIAR Y FORMAS DE TENENCIA DE LA VIVIENDA (descargar aquí) y, recoordándoos que para entender la situación el las distintas secciones del barrio os puede venir bien el LISTADO DE LAS SECCIONES CENSALES DEL BARRIO, os dejamos a continuación el resumen de lo más destacado de este capítulo, no sin destacar antes unos datos de ese resumen que seguro que algunas de vosotras vais a saberles sacar todo su jugo:

Ensanche con un 22,1% de viviendas familiares vacías es el barrio con mayor porcentaje de ellas; a él le sigue el Casco con un 20,5% (lo que supone 830 viviendas familiares vacías en el barrio en 2016, que a diciembre de 2018 habían pasado a ser 984)

Existe un conglomerado de multipropietarios, esto es, que tienen 10 o más viviendas, y que entre todos ellos poseen el 6,5% del parque de vivienda familiar (esto es, unas 7.400 viviendas). Entre estos multipropietarios el informe señala en primer lugar a lo que denomina “siete entidades singulares”, que no son otras que “las empresas públicas dedicadas a diferentes formas de gestión de suelo y/o vivienda, Alokabide, Visesa y Ensanche XXI, así como, directamente, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y diversos departamentos de Gobierno Vasco”. Pero ya en el sector privado señala como los conglomerados con mayor número de viviendas a la banca, las empresas inmobiliarias y las constructoras y promotoras, así como personas particulares.

Aporta el dato de que solo las entidades públicas y la banca cuentan con un patrimonio de vivienda medio por encima de las 100 unidades por cada entidad jurídica propietaria (esto es, por cada organismo o entidad bancaria). Y que entre 11 entidades bancarias poseen más de 1.350 viviendas.

El dato sobre los especuladores particulares (el informe, claro, no los denomina así), tampoco tiene desperdicio: Hay más de 1.000 familias con tres viviendas, 340 con cuatro y unas 220 con cinco o más viviendas.

RESUMEN DE LOS DATOS MÁS DESTACABLES DEL CAPÍTULO 9

MODELOS DE HOGAR O FAMILIA Y FORMAS DE TENENCIA DE LA VIVIENDA

9.A.- MODELOS DE HOGAR O FAMILIA

Caracterizando los hogares y las familias del barrio

El número de hogares y familias y su evolución entre 2020 y 2019

En los nueve años entre el 2010 y el 2019 el Casco ha disminuido tanto en número de hogares (-2,17%) como de familias (-9,31%) y que en ambos casos lo ha hecho más que el conjunto de Gasteiz, Ensanche y Coronación

Ha disminuido de forma muy amplia el número de hogares donde reside más de una familia, que en el Casco ha pasado de suponer casi el 10% de los hogares (el 9,18%), a poco más del 1% (el 1,22)

Algunas características de esos hogares

Ya para 2016 más de la mitad de los hogares del Casco (un 50,53%) estaba compuesta por una sola persona. Es una proporción elevadísima, la mayor de todos los barrios de la ciudad

Sin embargo, sí se han reducido tanto los hogares del Casco con al menos una persona mayor de 64 años, como en los que está empadronada al menos una persona menor de 18 años

La media de personas por hogar

El Casco es, de forma destacada, el barrio con menor media de personas por hogar (2,09 personas), y bastante alejado de la media del conjunto de Gasteiz (2,36). Es algo que viene sucediendo desde hace tiempo, pues hace 10 años ya era así, y la media de personas por hogar sigue reduciéndose más en el Casco que en el conjunto de Gasteiz

Evolución de los hogares por edad y sexo de la persona de referencia

Es entre la población juvenil o menos madura (esto es, entre 30 y 49 años) donde más se reduce el % de personas de referencia, lo que nos habla claramente de las dificultades de emancipación de la población joven. Así, entre la población de 30 a 39 años, la reducción ha sido de un 25,76%, pero mucho ojo, porque si observamos el factor sexo vemos que en los 18 casos son en hogares donde la persona de referencia era una mujer.

Lo increíble es que hace 10 años las mujeres de entre 30 y 39 años que eran las propietarias de las viviendas, de los contratos de alquiler o las que mayores ingresos llevaban a sus hogares, eran más que los hombres (30 mujeres y 27 hombres) y 10 años después son minoría (27 hombres y 18 mujeres)

En el intervalo de 40 a 49 años, vemos que en esos 10 años se ha reducido todavía más el % de personas de referencia (-25,76%, cuando en el conjunto de edades la reducción es del -2,95%), aunque en este caso lo haga de forma mucho más proporcionada entre sexos, quienes han ocupado su lugar en esas viviendas son personas de más edad, que es donde aumentan

Es en el tramo de 60 a 69 años donde se da un incremento importante (90 hogares más que en 2009 son encabezados por personas de referencia de esas edades, 35 por mujeres y 55 por hombres).

Si extraño es lo comentado para la franja de edad de 60 a 69, más aún nos lo parece lo relativo a la franja de 70 a 79 que, lejos de reducirse como lo hace el conjunto del barrio (-2,95%), aumenta en un 3,75%

El número de residentes en las viviendas familiares principales y su evolución entre 2013 y 2019

La poca presencia de habitantes en las viviendas del Casco se incrementa más si tenemos en cuenta que el segundo hogar más numeroso en el barrio es el compuesto por dos personas (29,13%), siendo el compuesto por entre 3 y 5 personas el tercero más numeroso (25,01%), mientras en la media del conjunto de la ciudad el hogar más habitual es en el que viven entre 3 y 5 personas (36,82%).

Hay otro dato que conviene resaltar, que haya 106 hogares del Casco en los que viven entre 6 y 9 personas, lo que supone un 2,60% de las viviendas familiares principales, bastante más alto que la media de la ciudad (1,86%)

Caracterizando las viviendas familiares por secciones censales

Al mirar los datos por secciones censales vemos que el % de viviendas familiares donde sólo vive una persona es bastante más alto en las secciones 1, 3 y 10 (48,15%, 49,3% y 46,00%) que en las secciones 4 y especialmente la 8 (37,68% y 32,87%). Es muy distinto tener prácticamente la mitad de las viviendas con solo una persona, que tener una tercera parte.

La sección 1:

Al hecho de ser la segunda sección (por detrás de la 3) con mayor % de viviendas familiares en las que solo vive una persona (48,15%), le une el ser también la segunda sección (en este caso por detrás de la 8) con mayor % de viviendas en las que solo viven dos personas (31,02%). Lo que significa que en esta sección en el 79,17% de sus viviendas (513 viviendas) viven solo una o dos personas. El mayor % del barrio. Al mismo tiempo, es la sección con menor % de viviendas en las que viven entre 3 y 5 personas, y la segunda (por detrás de la 3) con menor tanto por ciento de viviendas con entre 6 y 9 personas.

Teniendo en cuenta los datos de población que vimos en el apartado a ello correspondiente, significa que una de cada cuatro personas de la sección vive sola (el 24,96%, solo por detrás de la sección 3) y más de la mitad de su población vive sola o como mucho con otra persona (el 57,12%, el % mayor del barrio en este apartado).

La sección 3

Es en la que hay un mayor tanto por ciento de viviendas con una sola persona, prácticamente la mitad (el 49,3%), pero, al mismo tiempo, es la sección que menor tanto por ciento tiene de viviendas con 2 personas (el 27,05%), aun así, ocupa (detrás de la sección 1) el segundo lugar entre las secciones que mayor % de viviendas tienen en las que vivan 1 ó 2 personas (el 76,35%)

La sección 4:

Es la segunda que menos % tiene de viviendas con una persona (el 37,68%), lo que llevado a población significa que solo el 17,13% de su población vive sola. Es también la de menor % de viviendas con 1 ó 2 personas (el 66,84%). Casi consecuentemente es la sección censal con mayor % de viviendas con entre 3 ó 5 personas (29,16%). Curiosamente, tiene tantas viviendas con dos personas como viviendas con entre 3 y 5 personas (284 en ambos casos). Es también la sección censal con mayor % de viviendas donde viven entre 6 y 9 personas (un 4%, esto es, 39 viviendas)

La sección 5:

Es la que mantiene unos datos muy parecidos a la media del barrio, lo que significa que el modelo de vivienda mayoritario es el de una persona sola (43,46%), seguido por el de 2 personas (27,70%), solo ligeramente superior al de viviendas de entre 3 y 5 personas (25,67%). En lo que sí destaca la sección 5 es en tener el mayor % de viviendas tanto de 6 a 9 personas (23 viviendas, es decir el 2,92%), como el de viviendas con 10 personas o más (2 viviendas del total de tres que hay en todo el barrio).

La sección 8:

La que menor % de viviendas de una sola persona tiene (36,96%), lo que hace que, traducido en población, sólo el 15,03% de la población de la sección viva sola (también el % menor del barrio). No obstante, al mismo tiempo, es la que mayor % tiene de viviendas de dos personas (32,44%), y la segunda mayor en viviendas de entre 3 y 5 personas (28,34%).

La sección 10:

Es la que tercer mayor % de vivienda de un sola persona tiene (el 46,00%), por encima de la media del barrio; pero luego se halla por debajo de la media del Casco tanto en viviendas con 2 personas (28,09%), como en viviendas de 3 a 5 personas (23,44%), como de 6 a 9 personas (2,33%).

9.B.- FORMAS DE TENENCIA DE LA VIVIENDA

Datos del conjunto del barrio

El Casco está varios puntos porcentuales por debajo del % de viviendas en propiedad, tiene un 73,72% y Gasteiz un 83,63%, e incluso Coronación un 79,17

Algo similar, pero al contrario, sucede con las viviendas en alquiler. El Casco tenía 5 puntos porcentuales más que el resto en 2011, pero esa diferencia se ha ido a 10 puntos en 2016

Es muy importante la reducción que se da en las viviendas en “Otras formas de tenencia”, casi el 50%, aunque en el Casco es 10 puntos inferior tanto a Ensanche y Coronación como a la media de la ciudad.

El barrio es el único de los comparados que disminuye en viviendas familiares en este periodo (pierde hasta 133), todo apunta que la mayoría de las que desaparecen eran en propiedad, ya que las de alquiler aumentan considerablemente, aunque puede haber cambios cruzados

Otras realidades no reflejadas en los datos del EUSTAT

Ensanche con un 22,1% de viviendas familiares vacías es el barrio con mayor porcentaje de ellas; a él le sigue el Casco con un 20,5% (lo que supone 830 viviendas familiares vacías en el barrio en 2016, que a diciembre de 2018 habían pasado a ser 984)

En cuanto a las viviendas desocupadas en 2011, por secciones censales, se observa que había una fuerte sobrerrepresentación de vivenda desocupada en la sección 1 (ella sola contiene una de cada 3 viviendas desocupadas del barrio), así como una fuerte infrarrepresentación en la sección 8 (por número total de viviendas familiares principales le correspondería un 12,08% de las viviendas desocupadas, y sólo tiene la mitad de eso, el 6,50%)

Existe un conglomerado de multipropietarios, esto es, que tienen 10 o más viviendas, y que entre todos ellos poseen el 6,5% del parque de vivienda familiar (esto es, unas 7.400 viviendas). Entre estos multipropietarios el informe señala en primer lugar a lo que denomina “siete entidades singulares”, que no son otras que “las empresas públicas dedicadas a diferentes formas de gestión de suelo y/o vivienda, Alokabide, Visesa y Ensanche XXI, así como, directamente, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y diversos departamentos de Gobierno Vasco”. Pero ya en el sector privado señala como los conglomerados con mayor número de viviendas a la banca, las empresas inmobiliarias y las constructoras y promotoras, así como personas particulares.

Es una barbaridad que sólo Ensanche 21 tenga (entre propias y cedidas) 194 viviendas en el Casco (casi 1 de cada 5).

Aporta el dato de que solo las entidades públicas y la banca cuentan con un patrimonio de vivienda medio por encima de las 100 unidades por cada entidad jurídica propietaria (esto es, por cada organismo o entidad bancaria). Y que entre 11 entidades bancarias poseen más de 1.350 viviendas.

El dato sobre los especuladores particulares (el informe, claro, no los denomina así), tampoco tiene desperdicio: Hay más de 1.000 familias con tres viviendas, 340 con cuatro y unas 220 con cinco o más viviendas.

Los datos por secciones censales

Sección 1:

No tiene ningún dato reseñable sobre el resto en este apartado, salvo el hecho de ser, tras la sección 4, la segunda con mayor reducción de viviendas en propiedad y mayor aumento consiguiente de viviendas en alquiler, pero las diferencias no son importantes con respecto al resto de secciones (salvo con la 8)

Sección 3:

En los 5 años que van de 2011 a 2016 es, junto a la sección 5, una de las dos que pierde un importante número de viviendas (en su caso 37, un 7,05%)

Sección 4:

Es la sección que más viviendas familiares en propiedad pierde, 102. Ello apunta a un abandono del Casco por parte de las personas propietarias de esos edificios, que pasan a régimen de alquiler, que por eso en esta sección es en la que más aumentan (en 113)

Sección 5:

En los 5 años que van de 2011 a 2016 es, junto a la sección e, una de las dos que pierde un importante número de viviendas (en su caso 49, un 5,98% de las 819 que tenía)

Sección 8:

Tiene 8 puntos porcentuales más que el resto de las secciones en viviendas familiares en propiedad (ella un 80% cuando el resto están en torno al 72%), porque mientras las demás han disminuido entre 2011 y 2016, la sección 8 no. Ello lleva también a que sea, con mucha diferencia, la sección en que menos aumentan las viviendas en alquiler. Y es, también con diferencia, la sección en la que menos se han reducido las viviendas familiares en “otras formas” de tenencia.

Sección 10:

Como la sección 1, no tiene ningún dato reseñable sobre el resto en este apartado.

[1]              Gasteizko Alde Zaharreko familien beharrizan sozialak: Ekintza Komunitarioaren ekarpenean oinarrituriko ikerketa.