KAIENE: de Otxarkoaga al mundo: Espacio autogestionado y comunitario, Casa de Acogida y Ateneo

Antes que nada Txapó al tejido asociativo de Otxarkoaga que en medio de una situación social fuertemente emocional y traumática ha sabido dar una envidable muestra de sentido común, muy poco habitual en estos casos, más cuando los medios se esfuerzan en darle el tratamiento morboso y criminalizador habitual, que dispara los miedos colectivos.

Tras pedir a las instituciones soluciones para los problemas que se viven en el barrio que vayan más allá del incremento de la presencia policial porque no creen que la solución sea que Otxarkoaga esté lleno de policías,  sino un trabajo preventivo que haga que no sucedan estas cosas, leyeron un manfiesto acordado por más de una treintena de asociaciones y colectivos del barrio como la Asociación de Jubilados de Otxarkoaga; de los comerciantes; el grupo scout Goizalde; el centro formativo de Otxarkoaga; el teatro comunitario Aullidos; una representación de las familias gitanas; la comisión de fiestas, o la Asociación de Vecinos. Veamos algunas referencias de ese texto:

Los que formamos parte de este vecindario sabemos desde hace tiempo cuáles son los problemas y la soluciones que necesitamos. Lo llevamos reclamando hace muchos años, y desgraciadamente no se nos ha hecho caso”, dijeron

Los vecinos de Otxarkoaga creen necesario que se busque soluciones en varios ámbitos. En el terreno educativo piden que se construya desde abajo y desde la infancia. “Queremos una educación de calidad en el propio barrio”. En seguridad, consideran que “debe haber personas y referencias cercanas, efectivas y de confianza”. Les parece indispensable que exista un comercio de proximidad con actividad económica y creen que “debemos tener una oferta para nuestra juventud y en especial una asistencia digna para los mayores sin tener que estar esperando 20 años, por poner un ejemplo, para tener un polideportivo”. También en el ámbito cultura creen que es necesario una cultura como base de la convivencia rica y dispersa.

http://www.deia.com/2018/01/24/bizkaia/sucesos/los-vecinos-exigen-una-mesa-compartida-con-las-instituciones

 

«No necesitamos buenas palabras que, desgraciadamente, pronto se olvidarán. No sé trata de decir que ‘el que la hace la paga’, se trata de poner los medios para que no la haga nadie. Queremos resolver los problemas que se plantean en Otxarkoaga. Y queremos empezar a resolverlos ya», han insistido.

Han reconocido que no será un camino ni sencillo ni corto, pero han añadido que «es tiempo de saber si las instituciones quieren atajar el problema o por el contrario seguir dándonos largas. Si esto sucede –han advertido–, Otxarkoaga seguirá luchando».

Quienes viven en el barrio y trabajan por él consideran que «tienen futuro y lo tenemos que construir entre todos y todas, por eso estamos aquí». No han faltado los llamamientos a la calma después de jornadas duras para las vecinas y vecinos, acrecentado por el interés mediático e informaciones que se están difundiendo.

«Nuestro barrio en estos casi 60 años de historia ha vivido momentos muy duros, pero la unión, el esfuerzo y el trabajo nos han servido para salir adelante. Nadie nos ha regalado nada, y no esperamos que nadie lo haga. Hoy de nuevo tenemos que ponernos en pie y volver a trabajar exigiendo nuestros derechos para que Otxarkoaga esté en el lugar que se merece»

https://bilbotarra.naiz.eus/es/info_bilbotarra/20180123/el-movimiento-asociativo-llama-a-las-instituciones-a-dialogar-para-resolver-los-problemas-de-otxarkoaga

Es un tremendo placer observar la claridad de ideas y la dimensión humana colectiva y comunitaria del tejido veicnal y asociativo de Otxarkoaga. Por eso no nos extraña que en ese barrio, Otxarkoaga, surjan propuestas tan imaginativas, cálidas y txiposas como la que ahora pasamos a comentar y que ofrecemos como apoyo y respaldo a un vecindario que sabe lo que es construir comunidad vecinal en base al trabajo, esfuerzo e ilusión conjuntas. Txapo, zorionak eta mila esker Otxarkoagako auzo eta komunitateko taldei emandako ikasbide zuzen honengatik!!!

 

KAIENE: de Otxarkoaga al mundo: Espacio autogestionado y comunitario, Casa de Acogida y Ateneo

Hay iniciativas y proyectos populares que emocionan con solo saber de ello, es el caso de este que hoy os acercanos: KAIENE: el refugio del activismo, la solidaridad y el buen vivir que han puesto en marcha en Otxarkoaga.

La descripción más general nos la ofrecen ellas:

 

¿Quiénes somos?

Diferentes personas de Otxarkoaga y Bilbao a título individual que provienen de movimientos sociales y políticos.

El proyecto está abierto a todas aquellas personas interesadas en participar del mismo.

¿Qué?

1 ESPACIO AUTOGESTIONADO Y COMUNITARIO. Espacio abierto para todas las vecinas. Lugar de actividades culturales y servicios que fomente el pensamiento critico, las relaciones horizontales y el activismo social.

2 ATENEO para el debate trasversal de las ideas del activismo y lugar de encuentro para las organizaciones sociales.

3 CASA DE ACOGIDA Centro de información-asesoramiento para las personas refugiadas y migrantes que transitan por Bilbao y huyen de conflictos politicos, miseria y guerras.

¿Por qué?

Creemos que en el barrio hace falta un espacio comunitario gestionado directamente por las vecinas. Por otro lado, el problema de las personas refugiadas es un drama al que no se le está dando respuesta. Este proyecto pretende mostrar que la solidaridad desde abajo es posible, desde la sociedad civil, superando el inmovilismo institucional.

¿Cómo?

De forma horizontal, autogestionada, y fomentando los valores que promueven ls movimientos sociales de Bilbao tales como el feminismo, el ecologismo, el internacionalismo, la soberanía alimentaria, la no discriminación de la condición sexual, de raza o de poder adquisitivo y el laicismo entre otros.

 

Pero conviene conocer un poco más en profundidad la gestación y pormenores del magnífico proyecto:

Kaiene nace con el objetivo de ser un lugar de encuentro en el que poder compartir ideas y proyectos que aporten al barrio. Lugar en el que se atiendan las necesidades del barrio y las necesidades que nos rodean. Un lugar en el que construir desde la solidaridad y la lucha contra las injusticias. Kaiene tiene como objetivo ser reflejo de lo que es Otxarkoaga, con una máxima: si vosotras no lo hacéis lo haremos nosotras.

Otxarkoaga tiene en sus genes la acogida, solidaridad, la autogestión y la lucha. Es un barrio en el que no olvidamos nuestros orígenes y nos sentimos orgullosos de ellos. Un barrio resiliente que ha salido fortalecido de los muchos y duros golpes que ha sufrido. Somos un barrio creado en su mayoría por personas migrantes, trabajadoras y que mediante la lucha vecinal y la autogestión han ido dando respuesta a las enormes necesidades que ha tenido y tiene. Si bien es cierto que esta lucha vecinal ha conseguido grandes avances en cuanto a habitabilidad, accesibilidad y equipamientos todavía queda mucho trabajo por hacer. Kaiene quiere ser una herramienta más al servicio del barrio, un espacio en el que desde la horizontalidad y la autogestión el barrio construya alternativas. Un lugar donde se puedan reunir todos aquellos proyectos que ya están en marcha en el barrio y en el que puedan surgir nuevos.

Desde Otxarkoaga al mundo, la solidaridad y la lucha del barrio no se queda única y exclusivamente en los límites del mismo, el barrio es sensible a las situaciones de injusticia que se dan a su alrededor y no se queda mirando. Mientras otros construyen muros en puertos nosotras construimos puertos de encuentro y acogida. Mientras la Bilbao institucional de los fastuosos premios y grandes discursos se declara ciudad de acogida de personas refugiada el inmovilismo es total, por lo que nosotras declaramos Otxarkoaga barrio acogiendo. Vosotras no lo hacéis lo hacemos nosotras. No nos vamos a quedar impasibles ante la gravísima situación de desamparo que están sufriendo las personas que llegan a nuestra tierra huyendo de situaciones inhumanas. Y es que como se hace camino al andar, vamos a dotar Kaiene de 15 plazas de acogida para personas refugiadas, 15 plazas en las que poder vivir de manera digna.

Se pusieron manos a la obra para hacerlo realidad (en lo físico) en la primera semana de este 2018, con la okupación de lo que les parecía el lugar más idóneo, un edificio de propiedad municipal pero que gestiona BBK, en teoría para actividades sociales, pero que lleva 5 años abandonado. Pero no pudo ser:

Otxarkoagako eraikin egoki bat begiz jota zuten aspaldi: Enbeita plazan BBKren gizarte ekintzak azken bost urtez abandonatu duena. “Jabetza Bilboko Udalarena da, baina kudeaketa BBKrena da, eraikin hori soilik gizarte zerbitzuetarako erabil daiteke eta guk proiektu egokia dugunez espazio horretarako, Kaiene hor garatzea da gure helburua”. Gauzak horrela, igandean, eraikina okupatzen saiatu ziren, baina haien ezusterako hainbat zinpeko zaindari zen eraikinaren atarian. “Baliteke guk apur bat inozente jokatu izana honetan, eraikina okupatzeko asmoa publikoki gehiegi zabaldu izanagatik”. Eraikin hori ezingo zutela okupatu ikustean, premiazko bilera egin zuten eta erabaki zuten Lope de Vega eskola okupatzea. “Otxarkoagan leku asko daude abandonatuta, hutsik, eta beraz, iganderako antolatuta genuen jai-eguna egin ahal izateko beste leku batera joan ginen eta han burutu genuen egitaraua”.  Hainbat hitzaldi, umeentzako jolasak eta herri bazkaria antolatu zituzten. Kaieneren gogoa eta izaera erakusteaz gain, egun batez eskola okupatu izana Udalari eta BBKri presionatzeko era izan zela dio Kaieneko kideak.

http://www.argia.eus/albistea/kaiene-otxarkoagari-eta-errefuxiatuei-irekitako-proiektua-abian-da

Pero la imaginación y la determinación son poderosas herramientas populares, y rápidamente supieron buscar una alternativa, otro de los muchos edificios abandonados que existen en este barrio-pueblo bilbaino:

Vamos a recuperar uno de los espacios en desuso del barrio,lo que fue una de las guarderías del barrio en las que hemos vivido tantos momentos de alegría, juego y aprendizaje, también alguna que otro lloro y rabieta. Donde empezamos a descubrir el mundo vamos a redescubrir el barrio y sus posibilidades.

Y, tal y como se puede comprobar en el siguiente vídeo, lo llevaron a cabo:

 

ZORIONAK a las gentes de Otxarkoaga que no sólo están haciendo realidad un maravilloso proyecto sino que de paso abren puertas para que en otras muchas zonas nos interpelemos sobre la oportunidad/necesidad de acometer iniciativas semejantes, porque como con todo acierto les reprocha Kaiena a las instituciones,  tantas y tantas promesas sociales que éstas anuncian y no cumplen, muchas veces es la propia población organizada la que las lleva a cabo. No sólo es bueno felicitarse por ello (somos capaces de cubrir nuestras necesidades por nosotras mismas), sino que habría que preguntarse la cuestión que lleva implícita ¿y entonces para qué queremos a las instituciones?. Zorionak berriro ere Otxarkoagakoei, eutsi eta aurrera!!! eta mila esker ate berriak irekitzeagatik.

 

 

 

Anuncios

Un barrio en grave estado, que se cae a base de empujones de dejadez municipal (El Casco en Prensa 2017)

 

Durante 2017 se constata el fuerte incremento de la degradación física del barrio (y de algunos de sus servicios más importantes) ante ya no el pasotismo, sino la dejadez consciente de un Ayuntamiento que, quizá porque piense que en ellos hay más votos en juego, ha decidido centrarse en otros barrios. Esa es la conclusión a la que nos lleva la perspectiva general que nos ofrece el contemplar el resumen de noticias del Casco aparecidas en algunos medios durante 2017 que hoy os ofrecemos

Aprovechando esa mirada distintas que nos ofrece la perspectiva de todo un año hemos creído oportuno elaborar un documento en el que, sin pararnos a hacer un comentario pormenorizado de las noticias aparecidas, sí hacer una valoración/denuncia de la principal idea que nos queda tras su relectura: durante 2017: la dejadez municipal consciente que hemos señalado. El índice del documento que hemos titulado como este post: Un barrio en grave estado, que se cae a base de empujones de dejadez municipal (El Casco en Prensa 2017). El índice del documento es el siguiente:

 

 

ÍNDICE DEL DOCUMENTO

  • Una situación insostenible y una dejadez municipal escandalosa
  • La herencia maldita del supergerente Arroita
  • El Ayuntamiento ya pasa hasta de mantener los palacios y casas señoriales
  • Y si olvida los palacios… ¡qué decir de las infraestructuras sociales!
  • Para qué invertir en las necesidades del barrio… Total, sin son pobres y ya tienen costumbre

 

 

EL “MUNDO OTRO” EN MOVIMIENTO. Movimientos sociales en América Latina (Raúl Zibechi)

 

Hacen falta una decencia intelectual tan encomiable como poco frecuente y, sobre todo, mucha honradez con la apuesta militante transformadora, para emprender una tarea como esta que aborda Raúl Zibechi en la que, que sepamos, es su última obra editada: EL MUNDO “OTRO” EN MOVIMIENTO. Movimientos sociales en América Latina (Ediciones Desde Abajo; Colombia, 2017; 166 páginas)

Porque el amigo Raúl lo que aborda en este trabajo es una tarea de autocrítica:

He optado por partir de un trabajo realizado hace 15 años, hacia fines de 2002[1], para proceder a una lectura auto-crítica, mostrando las insuficiencias de aquello que pensaba al filo del ciclo de luchas anterior. La revisión de aquel texto se hace a la luz de todo lo que han hecho los pueblos organizados en los años que siguieron, hasta hoy.

Pero la cuestión no es buscar ni la autorreferencialidad, aunque sea crítica, ni el masoquismo del autoflagelo sin sentido, sino como él mismo nos explica:

Este trabajo se propone acompañar los cambios en las resistencias y luchas de los de abajo, con el objetivo de permitir a los activistas comprender mejor lo que está sucediendo en los espacios en que se organizan y actúan, lo que puede contribuir a hacer más potente su militancia.

A esta cuestión es a la que dedica el principal capítulo de su nueva obra, el primero, con el título de Un balance de 15 años, que luego analizaremos brevemente. Pero junto a él aparecen otros capítulos:

El segundo capítulo resume las que creo son las principales características de las resistencias en este período, haciendo hincapié en que vivimos la crisis final del sistema-mundo capitalista. Los movimientos del abajo transitan dos modos simultáneos de cambiar el mundo: la resistencia a los poderosos y la construcción de la “casa nueva”. Esta característica se deriva de que el capitalismo actual, en su fase de despojo y guerra contra los pueblos, pretende destruirnos para convertir la naturaleza en mercancías. El resultado es que los pueblos no tienen un lugar en el sistema y que para poder resistir y sobrevivir necesitan crear algo nuevo.

El tercer capítulo aborda los nuevos pensamientos que nacen entre los de abajo, que también son autónomos a la hora de analizar la realidad, pensarse como colectivos y proyectar su futuro; y el cuarto se focaliza en las metodologías de investigación académicas, que suelen reproducir los moldes coloniales. En ambos capítulos se trata de mostrar cómo los sujetos colectivos muestran capacidad de trabajar con base en criterios, culturas e identidades propias, diferentes a los modos hegemónicos, aunque buena parte de ellos han comenzado desde la educación popular y, al profundizarla, crean nuevos modos de autoeducación en movimiento.

Finalmente el libro añade un capítulo cuarto titulado Consideraciones sobre metodologías, que parte de abordar con valentía una cuestión importante pocas veces tenida lo suficientemente en cuenta cuando leemos trabajos y se nos ofrecen miradas que nos hablan de los colectivos en lucha: las perspectivas desde las que se escribe y se opina sobre esos colectivos, las distorsiones que encierran esas perspectivas y las consecuencias que a menudo supone ello sobre los propios movimientos:

La relación que establecen habitualmente académicos, periodistas y autoridades estatales con los colectivos en lucha reproduce los modos coloniales y patriarcales. En efecto, se establece una relación entre sujetos y objetos, entre los que saben y los que no saben, entre los que tienen poder y los que no tienen, y muy a menudo entre varones blancos y mujeres, niños y niñas indias, negras y mestizas. Las relaciones asimétricas permiten la expropiación de saberes de los pueblos y la enunciación de quiénes son, qué hacen y hasta qué quieren, sin contar siquiera con sus opiniones y pareceres, pasando por encima de lo que dicen sus autoridades.

En la relación con los movimientos sociales, los llamados “especialistas” no viven en los mismos lugares ni forman parte de esos movimientos, ni siquiera se identifican con ellos. Son agentes externos que a menudo consideran que la distancia es el mejor modo de comprender al “otro”. La aplicación del concepto “movimiento social” a pueblos en lucha como los nasa, mapuche y zapatistas, y de los diversos pueblos negros, es una muestra de ese profundo desencuentro. La idea de que los pueblos no actúan por sí solos sino “orientados” por actores llegados de fuera, por caudillos o dirigentes, es otra de las manifestaciones de colonialismo en la investigación académica. La convicción implícita, raras veces dicha de forma clara y frontal, de que los pueblos no pueden emanciparse por ellos mismos, anida en las entrañas de la academia y también de las izquierdas revolucionarias.

Sabemos que para algunas de vosotras nuestras reseñas sobre los textos de varias de las que llamamos “autoras amigas de KTT” os resulten quizá demasiado apasionadas. Y bien, puede ser verdad que no seamos muy objetivas con sus textos (como en el caso de Raúl). Es lo que tiene sentir pasión por los trabajos y compromisos de quienes, contra todas las modas y corrientes oportunistas, tratan de anteponer la decencia del compromiso militante y su apuesta por una transformación radical que debe huir del autoengaño y la autocomplacencia, pretendiendo para ello hacer del análisis autocrítico una herramienta imprescindible. Es el caso de este texto.

Intentemos ahora una larga reseña de las cuestiones abordadas en los otros capítulos del libro, aunque os recomendamos estar atentas porque todo apunta a que el libro de Raúl será editado por estos lares en los próximos meses, y sin duda merece la pena leerlo por completo, pues buena parte de los ejemplos que acompaña y que aquí no recogemos ayudan a una comprensión profunda de las cuestiones que Zibechi analiza. Sigue leyendo

Especificidades y desafíos de la autonomía urbana desde una perspectiva prefigurativa. Hernán Ouviña

 

En KTT nos gustan especialmente los textos que nos hacen re-pensar y re-considerar nuestros planteamientos más básicos, esos que vamos haciendo nuestros por el camino pero que, desafortunadamente, son pocas las veces que sometemos a la revisión necesaria, convirtiéndolos así, de forma indirecta en casi verdades incuestionables. Por eso nos resultan imprescindibles los textos que nos “obliga” a repensar y revisar esas cuestiones, a enfocarlas con mayor perspectiva y a plantearnos los necesarios cambios que revitalicen nuestros planteamiento y haceres. Uno de esos textos imprescindibles es para KTT este breve escrito que hoy os acercamos de Hernando Ouviña con el título de Especificidades y desafíos de la autonomía urbana desde una perspectiva prefigurativa y del que, muchas veces con sus propias palabras, os hacemos un resumen, aunque, insistimos, merece la pena leer despacio y con sosiego, tiene mucha vitamina que degustar.

Las primeras líneas de su introducción traslucen ya lo que luego encontraremos:

¿Es posible la construcción de la autonomía en ámbitos urbanos? Para quienes vivimos y activamos políticamente en ciudades, esta no es una pregunta retórica, sino una angustia cotidiana y hasta existencial. ¿Cuál es la especificidad de este tipo de territorialidades? ¿Qué tienen de distintivo y qué de homologables a los espacios rurales donde se ensayan a diario formas de vida potencialmente autónomas? Las líneas que siguen no pretenden dar respuesta a estos interrogantes, sino ante todo ordenar algunas ideas y explicitar ciertos problemas invariantes, que se nos presentan al momento de pensar-hacer política desde una perspectiva autónoma en las urbes. Serán, pues, balbuceos, pistas e incertidumbres que apuntan a compartir impresiones e inconvenientes personales y, especialmente, colectivos, en esa sinuosa búsqueda por reinventar la praxis emancipatoria de cara a este novísimo milenio que despunta en Nuestra América.

En una primera parte Hernán nos plantea revisar las diferencias y similitudes entre los movimientos de carácter urbano y aquellos de raíz rural, indígena y comunitaria, preguntándose/nos ¿son eventualmente parte de una misma lucha? Y si lo son ¿qué rasgos distintivos los caracterizan? Ser conscientes de esas diferencias acertadas que presentan nos servirá sin duda para aclarar algunas cuestiones.

Hernán acomete luego el análisis de, más allás de esas diferencias, existen también una serie de tendencias y rasgos en común que emparentan a los movimientos sociales urbanos con los de tipo rural y que el autor analiza brevemente pero con claridad:

  • Apelación a la acción directa
  • Crítica del vanguardismo
  • Dinámica asamblearia y prefigurativa
  • Creación de una nueva institucionalidad socio-política
  • Anclaje territorial y reconstrucción-defensa de lazos comunitarios
  • Recuperación del espacio público en términos no estatales
  • Transformación de la subjetividad y vocación contra-hegemónica

Pero sin duda que la aportación más sabrosa y valiente (y polémica, que de eso se trata de agitar debates y polémicas, con propuestas que nosotras no compartirmos, pero que nos hacen (re)pensar), a nuestro entender, se concentra en el último apartado del texto, el dedicado a señalar los Desafíos e hipótesis alrededor de la autonomía urbana. Veamos algunas de las ideas que en él desarrolla:

  1. El cambio social debe concebirse de manera bifacética, esto es, simultáneamente en términos de impugnación y autoafirmación propositiva.
  2. La horizontalidad no puede convertirse en el método fetiche que estructure los nuevos formatos organizativos urbanos. Habría que combinar métodos de participación directa y discusión colectiva, con la designación rotativa de delegaos, referentes o “voceros” que permitan llevar a cabo las actividades consensuadas, o bien trasladar inquietudes, propuestas y cuestionamientos a otras instancias de mayor articulación.
  3. La autoafirmación (la construcción de un espacio “público no estatal” o socio-comunitario), necesariamente, tiene que aspirar al mismo tiempo a la composición, a grados crecientes de articulación. Y es que la sobre-ideologización de los ámbitos de coordinación (esto es, el estructurarlos a partir de coincidencias ideológicas o programáticas, que terminan siendo meramente superficiales por su excesiva abstracción respecto de la situación específica que se vive) ha obturado históricamente la posibilidad de encontrarse y (re)conocerse a partir de necesidades, intereses, prácticas y deseos comunes.
  4. La noción de irradiación, para romper con la invariante vocación de la izquierda clásica que centra su estrategia en la “concientización”. Una práctica que irraide y resuene en función de la profundidad e intensidad de la experiencia que se convida, y no tanto de acuerdo a la cantidad de persona o grupos que participen de ella, o de la repercusión mediática que logre. Porque una de las pocas certezas de la nueva izquierda es que el programa político no puede preceder a los sujetos autónomos, y éstos no pueden constituirse sino a partir de las luchas y territorios en disputa que habitan y edifican en ccmún.
  5. Al mismo tiempo, si bien la política emancipatoria ya no debe ser pensada estratégicamente desde el Estado, resulta imposible concebirla sin tenerlo en cuenta y vincularse de manera asidua con él, aunque más no sea como mediación inevitable de nuestra resistencia (y subsistencia) diaria. Muchas experiencias autónomas de tinte autorreferencial mostraron las variadas dificultades que se presentan al intentar construir comunidades casi insulares, cuyo horizonte inmediato terminó siendo, en no pocas situaciones, lo que Miguel Mazzeo denominó irónicamente el “socialismo de un solo barrio”.
  6. Quizás pueda sonar provocativo, pero no está de más explicitar que no podemos pensar en términos excluyentes, especialmente en los ámbitos urbanos, el apostar a formas de construcción autónomas y, al mismo tiempo, el establecer algún tipo de vínculo con lo estatal. Se trata de diferenciar lo que constituye una participación subalterna -que trae aparejada la integración creciente de los sectores populares al engranaje estatal-capitalista, mellando toda capacidad disruptiva real- de una participación autónoma y antagonista de inspiración libertaria y antagonista. Si ello se hubiera tenido en cuenta el paso adelante que podrían haber significado las numerosas construcciones de base en plazas, barrios, escuelas, asentamientos y fábricas, comom formas de auto-organización alternativas a las de los partidos políticos y sindicatos tradicionales, quizás no hubiesen devenido, en buena medida, un páramo en la actual coyuntura de repliegue en varios países lationamericanos.
  7. En función de lo dicho, cabe por lo tanto recuperar la clásica dinámica de combinar las luchas por reformas sin peder de vista el objetivo estratégico de la revolución, como faro estructurador de nuestras prácticas urbanas que, en el “mientras tanto” de un contexto adverso o una correlación de fuerzas negativa, permita ir abriendo brechas que impugnen los mecanismos de integración capitalista, y prefiguren en pequeña escala espacios de comunitarismo autónomo, convirtiendo así, embrionariamente, el futuro en presente.

Lo dicho, incisivo, valiente, provocador… y muy sugerente. Compartimos con él también la declaración de intenciones del texro con el que Hernán Oubiña concluye:

Ojala que (…) los planteos formulados en este texto, sirvan de disparadores para debatir las potencialidades y los obstáculos de las formas de construcción autónoma en los ámbitos urbanos, sin perder de vista su especificidad, ni encapsulando sus capacidades expansivas. Sería bueno, para ello, comenzar a mirarnos el ombligo citadino como buenos exploradores urbanos, para problematizar nuestra vida cotidiana y ver si desde una nueva matriz civilizatoria, es posible alimentar a ese nuevo mundo que late, contradictoriamente, en el subsuelo de nuestro cemento. Porque frente a la tentación de preguntarnos si la solución a este dilema estriba en una “vuelta al campo”, tal vez la respuesta haya que buscarla en aquel bello poema escrito por Juan Gelman, que expresa sin tapujos que no hay que irse ni quedarse, sino resistir(se).

 

*Hernán Ouviña. Foto de Daniel Matos tomada de http://www.resumenlatinoamericano.org/2016/07/18/catedras-bolivarianas-en-buenos-aires-neoliberalismo-y-democracias-parlamentarias-al-palacio-se-lo-destruye-en-las-calles/

 

Auzoa BORROKAN. Santo Domingo BIZIRIK!!

 

No hay pancarta que defina mejor el año que termina que el texto de la que preside este último post del año: Auzoa borrokan. Santo Domingo Bizirik!!! Y todo ello se puede resumir en un par de magníficos videos que recogen dos aspectos de esa lucha vecinal tan viva en el barrio: el de la última acción de GES (gora erantzun irudimentsu eder hori!!) y el HalaBideo resumen de la iniciativa Santo Domingo Bizirik!!! Se está sembrando una maravillosa semilla en el barrio, que durante 2018 habrá que seguir abonando y regando para que florezca. Zorionak dinamika horietan parte hartzen ari zareten guztioi, harro sentitzeko moduko Alde Zaharreko auzo komunitate autogestionatua loratzen hasia da!!!

 

 

 

Contra el bullying social a la familia Manzanares Cortés

 

(…) nos preocupa especialmente la formación en Gasteiz de un grupo de personas que instrumentalizan a vecinos y vecinas de los barrios de nuestra ciudad, con la excusa de la lucha contra la delincuencia, incitándoles hacia actitudes xenófobas/racistas y comportamientos que vulneran los derechos humanos de otros vecinos y vecinas. 

Una actitud que se asemeja mucho a la protagonizada por la extrema derecha en numerosos lugares de Europa, y que pensamos que no podemos tolerar de ninguna de las maneras en una ciudad que se quiere diversa en su convivencia.

(Del Manifiesto contra el bullying social a la familia Manzanares Cortés)

 

En KTT hemos tratado ya en varias ocasiones los graves episodios de bullying social que viene padeciendo en Gasteiz la familia Manzanares Cortés (a quien en su campaña de estigmatización algunas voces se empeñan en presentar con el genérico de “los pichis”). Así, en su día, y haciendo referencia al acoso que padecieron en Abetxuko, nos sumamos al Llamamiento público por la convivencia en Abetxuko firmado por 26 personas vinculadas al trabajo en apoyo de los derechos (humanos, sociales, culturales, políticos…), la reflexión ética o el impulso a la comunidad vecinal.

Pero al mismo tiempo nos pareció importante analizar la cuestión en más profundidad, con la esperanza de que tales deleznables hechos no volvieran a suceder en nuestra ciudad, y a ello dedicamos el documento ¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN ABETXUKO? Una mirada desde otra perspectiva O aprendiendo de los errores para intentar que no vuelvan a suceder.

Desgraciadamente nuestros temores al efecto contagio que esta gravísima actitud de acoso pudiera tener en otras zonas de la ciudad se han materializado. Eso sí, convenientemente agitada por algunas de las personas que ya la impulsaron en Abetxuko, en concreto Pilar Castillo de la plataforma Delinkuentzia Kanpora, como las propias gentes de Astegieta reconocieron en el programa de Klaudio Landa del 04-12-2017:

Has citado a los vecinos de Abetxuko ¿os habéis reunido en algún momento con ellos? ¿habéis hablado con ellos?

-Sí, estamos asesorados, estamos siendo asesorados por Pilar Castillo, que estuvo de lleno en los problemas de Abetxuko y nos está ayudando en este tema también

– Asesorados ¿en qué sentido?

Pues en los pasos que debemos seguir para intentar que no entren a vivir aquí al pueblo

Esta señora es la misma que protagonizaba el video de EITB que ya os ofrecimos en su día y que creemos que sin necesidad de más comentarios refleja contundentemente lo que se puede esperar del personaje y sus asesoramientos.

La cuestión es que una vez que la familias Manzanares Cortés ha adquirido el derecho que le corresponde (a ella como a cualquier otra familia en su mismas circunstancias) a una vivienda de Alokabide, y tras demostrar reiteradamente también en los duros 8 meses de residencia en el albergue de CMAS (invitamos a cualquiera que no lo sepa a que se informe de lo que supone para una familia esa larga estancia en un albergue de sus características) su disposición a cumplir con las actitudes y requerimientos para la convivencia en paz (quienes se dejan engañar por las desinformaciones de algún periodista amarillo harían bien en acudir a las fuentes, las personas responsables de CMAS), se ha encontrado, antes de ir a vivir a su nuevo hogar en Astegieta, con una campaña de acoso que ha tenido entre sus primeros pasos el hecho delictivo del asalto con graves daños a la vivienda que les ha sido asignada.

Habrá tiempo de hablar de todo ello más despacio, pero hoy lo urgente es que la sociedad gasteiztarra (ni qué decir la institucional y política) se posicione tajantemente contra estas actitudes de bullying social que, desgraciadamente, recuerdan mucho a episodios protagonizados por la ultraderecha en diferentes zonas de Europa. Estas cuestiones o las cortamos entre todas de raíz o se enquistan y dan alas a algunos de los comportamientos más deleznables del ser humano.

Por ello hoy recogemos como parte principal de este post una iniciativa que consideramos tan oportuna como gratificante. Una primera respuesta de urgencia ante todo lo comentado, por parte de un grupo de firmantes de un texto de denuncia contra el bullying social al que se está sometiendo a la familia Manzanares Cortés (familia a la que desde estas líneas le enviamos nuestro reconocimiento por su actitud, así como nuestro calor y apoyo ante el acoso que están padeciendo).

Aparte de ese texto colectivo y del listado de personas que lo han suscrito,  queremos acercaros otros tres recomendables escritos sobre la cuestión, alguno desde puntos de vista muy próximos al manifiesto, y algún otro bastante más alejado, pero al que hay que reconocer valentía, actitud y talante. Se trata del texto escrito por Amelia Barquín, , la Carta abierta del párroco de la localidad alavesa al alcalde de Vitoria-Gasteiz, del impulsado por SOS Racismo y firmado por la propia familia Manzanares Cortés y otras personas, y el texto escrito sobre el asunto por Juan Ibarrondo. Sigue leyendo

AUTOGESTIÓN, AUTONOMÍA E INTERDEPENDENCIA. Construyendo colectivamente lo común en el disenso

 

Hace ya un tiempo acercamos a este blog la versión amplia de una contribución de KTT (Casco Viejo de Vitoria-Gasteiz: ¿De la práctica de la autogestión colectiva a la Comunidad Vecinal autogestionada? ) a lo que iba a ser la publicación de un libro colectivo bajo el título de AUTOGESTIÓN, AUTONOMÍA E INTERDEPENDENCIA. Construyendo colectivamente lo común en el disenso, de la que os avanzábamos el índice.

Las personas que han coordinado tan extenso texto son Sandra Viviana Sánchez, Ainhoa Ezeiza y Javier Enciso, y ha sido publicada en Volapük ediciones con la coedición de UNILCO-espacio nómada, el Colectivo de Ilusionistas Sociales y el Seminario de Ilusionistas Sociales, a un precio de 20 euros. Su trabajo, entre otras muchas tareas, se ha basado tanto en la recopilación de textos anteriormente ya publicados, como en el impulso de otros nuevos para este libro.

Ahora, después de tomarnos un tiempo para leerlo en profundidad (lo que lleva su tiempo, pues se trata de una obra de casi 650 páginas) queremos comentar algunos de sus textos.

Como recogen las coordinadoras en el Zaguán con el que se inicia el libro, los escritos reunidos

(…) mantienen un hilo narrativo común clarificando en su desarrollo cuestiones relativas a estos conceptos y a su ejercicio. Además de procurar un argumento teórico sólido, destaca la virtud de mostrarnos desde claros ejemplos de su extensión, en casos con raigambre tradicional, como tareas y modos de autoorganización comunales y/o vecinales, enraizados en las culturas populares: auzolan, ayllu, veredas, concejo abierto, etc., que se siguen ejerciendo en diversos lugares; hasta experiencias actuales de total vigencia que ponen en marcha, en el día a día, estas maneras de pensar/hacer/sentir ajenas a las lógicas del sistema de dominación, ajenas al Poder

(…) Estas cuentan con la oportunidad de darse aquí y ahora. No se trata, por tanto, de anquilosadas ucronías sobre lo que pudo o no haber sido en nuestro pasado reciente; ni de hipotéticos o deseados futuribles; ni tampoco de apartarse del ámbito social por agotamiento o hastío ante la sordera individualista. Sino que en el corazón de comunidades, de barrios, pueblos y ciudades, similares a las nuestras, sin necesidad de arduos ejercicios antropológicos, laten con fuerza estos impulsos de autogestión y autonomía, que de este modo logran amplias cotas de libertad y horizontalidad. Con todas sus dificultades y problemáticas, en ocasiones parciales otras más generales, pero extrapolables en todo momento allá donde se pretenda construir comunitariamente, y vivenciar en primera persona y en colectivo, los avances de esta transformación social.

Superando el viejo mundo del Poder, se practican elementos de raíz libertaria, se ejercita la acción directa, la autogestión, la autonomía, el apoyo mutuo, la interdependencia… en la vida cotidiana. Los términos que se manejan, cuyo reflejo es más habitual en relación a determinados ámbitos como la autogestión económica o la autonomía política se muestran, sin estar ajenos a lo anterior, en un marco más próximo a nuestras propias vidas, desprendiéndonos de las condiciones que el sistema imperante impone.

 

Hay algunos de los textos sobre los que no vamos a volver, porque ya han sido en su día comentados en KTT, en cuya Salita de lectura podéis encontrarlos. Es el caso de “Comunes contra y más allá del capitalismo” de Silvia Federici, y George Caffentzis, o el texto de Raúl Zibechi recogido también en ¿COMÚN ¿para qué?, el número 1 de “El Apantle, Revista de Estudios Comunitarios” (Noviembre de 2015), o con el texto de Claudio Albertani (Flores salvajes. Reflexiones sobre el principio de autonomía) ya comentado dentro de la obra colectiva Pensar las Autonomías. Alternativas de Emancipación al capital y el Estado. Lo mismo sucede con lo que, a nuestro entender, es la aportación más sabrosa de los variados textos elaborados por las gentes de Ilusionismo Social, El desempoderamiento (Jabe-gabetzea)

Pero, sin poder dedicar todo el tiempo y espacio necesario para comentar cada uno de los textos, intentaremos centrarnos en tres de ellos que son los que, a nuestro juicio, más ponen especial atención en planteamientos que lanzan preguntas, cuestionamientos o aportaciones para replantearnos y repensar algunas de las cuestiones más básicas. Sigue leyendo

REPENSAR LO POLÍTICO. PENSAR LO COMÚN. Claves para la discusión.

 

El título de este post se corresponde con un texto elaborado por unas “amigas” muy habituales de KTT, Raquel Gutiérrez Aguilar, Mina Lorena Navarro Trujillo y Lucía Linsalata. Y no, no es que estas compañeras nos paguen cuota alguna por “la promoción” es que los frutos de sus inagotables trabajos nos siguen pareciendo un maná imprescindible para quienes pretendemos nutrirnos de las ideas y las prácticas de eso que se viene llamando “lo comunitario popular”

El textito (27 páginas) que hoy os acercamos es fruto de otra de las envidiables prácticas de estas pensadoras y activistas incansables. No sólo organizan y participan en múltiples seminarios de debate, sino que posteriormente, con las reflexiones recogidas elaboran y reelaboran ideas y conclusiones que nos acercan al resto. Así, REPENSAR LO POLÍTICO. PENSAR LO COMÚN. Claves para la discusión, fruto de las reflexiones derivadas del seminario permanente “Modernidades alternativas y nuevo sentido común” es, en palabras de las propia autoras:

A manera de devolución y agradecimiento por todo lo recibido y por la riqueza de las conversaciones colectivas de las que nos hemos nutrido y retroalimentado, en este ensayo nos proponemos realizar un ejercicio reflexivo que consideramos fértil y pertinente a la vez. Proponemos repensar aquello que Bolívar Echeverría nombra como lo político, a partir del mirador teórico de aquello que nosotras nombramos como la producción de lo común. Lo anterior, con el fin de visibilizar y problematizar un conjunto múltiple y variado de prácticas de lo político que, según nuestra perspectiva, pueden alumbrar nuevos y fértiles sentidos de transformación social.

 

Ya sólo contemplar el índice del documento abre el apetito:

  1. La reproducción de la vida, lo político y lo común
  2. Lo común como relación social dirigida a la reproducción de la vida
  3. La reproducción de la vida y sus contradicciones con la expansiva reproducción ampliada del capital.
  4. Lo común como categoría crítica a la modernidad capitalista
  5. Formas de regulación comunitaria, uso/pertenencia vs propiedad/identidad.
  6. Lo común y la política en femenino. Pensando lo político y la política más allá de lo mercantil y lo estatal.

 

Pero para quienes aún no las conozcáis, aquí os dejamos algunos párrafos de cada apartado (en algunos casos nos ha costado no seleccionar el apartado entero) que seguro que no os van a dejar indiferentes. Ahora nos toca a nosotras recoger el testigo. Esto es, leer, reflexionar, compartir y aplicar a nuestras prácticas todo aquello que se derive de la digestión de tan preciado manjar. Salud y que aproveche.

 

  1. La reproducción de la vida, lo político y lo común

Así, desde el imaginario del individuo capitalista moderno, las actividades orientadas a la reproducción de la vida no son consideradas como trabajo y por ende, no tienen ningún valor; y la comunidad, de ser el punto de partida de comprensión y reproducción de lo humano, ha pasado a ser concebida como una forma anómala, exótica, arcaica y premoderna de organización de la vida social.

Una gran parte de la izquierda anti-capitalista ha reeditado sistemáticamente este error, al centrar su crítica contra el capital exclusivamente en el ámbito de la producción del valor. Esto, por una parte, ha situado el antagonismo básico o primario de la sociedad capitalista justamente en el asunto de la explotación del trabajo asalariado, dejando de lado y oscureciendo la comprensión de la explotación específicamente capitalista del trabajo reproductivo realizado principalmente por mujeres y negando asimismo, la particular explotación de otras formas de creación de riqueza concreta como la practicada en los mundos de lo comunitario-popular y de lo campesino indígena y no indígena. Por otro lado, a partir de tal desconocimiento, ha ignorado sistemáticamente las tensiones, contradicciones y antagonismos que ocurren en las diversas unidades para la reproducción de la vida, desconociéndolo como el ámbito básico de producción de capacidades políticas para la transformación social

 

  1. Lo común como relación social dirigida a la reproducción de la vida

Nuestro acercamiento a la noción de común, busca romper radicalmente, en primer lugar, con aquellas posturas representadas esencialmente por Negri y Hardt (Negri y Hardt, 2011) quienes piensan lo común desde dentro del ámbito de la producción de valor como el conjunto de bienes inmateriales resultado de la cooperación social que ocurre en los ámbitos productivos del capitalismo avanzado, a partir de las nuevas transformaciones en la composición técnica del trabajo; transformaciones que, según los autores, estarían generando espacios de autonomía al interior del trabajo capitalista.

En segundo lugar, también nos distanciamos de otras visiones de lo común mucho más economicistas, cuya representante principal ha sido sin duda, Elinor Ostrom (Ostrom, 2012), que piensan lo común exclusivamente en términos de recursos compartidos o bienes comunes poseídos y gestionados colectivamente a través de una serie de procesos institucionales por parte de habitantes locales. Sostenemos que ambas posturas caen en el error de invisibilizar el trabajo reproductivo y la multiplicidad de relaciones de cooperación social que se producen por debajo, al margen o en contra de las relaciones sociales capitalistas en torno a la reproducción material de la vida y a la búsqueda de una existencia digna.

En oposición a ambos planteamientos, nuestro acercamiento a la comprensión de lo común parte de una premisa fundamental: lo común no es –o nunca únicamente es- una cosa, un bien o un conjunto de bienes tangibles o intangibles que se comparten y usan entre varios. Lo común se produce, se hace entre muchos, a través de la generación y constante reproducción de una multiplicidad de tramas asociativas y relaciones sociales de colaboración que habilitan continua y constantemente la producción y el disfrute de una gran cantidad de bienes – materiales e inmateriales – de uso común.

Aquellos bienes que solemos llamar “comunes” – como el agua, las semillas, los bosques, los sistemas de riego de algunas comunidades, algunos espacios urbanos autogestivos, etc.- no podrían ser lo que son sin las relaciones sociales que los producen. Mejor dicho, no pueden ser comprendidos plenamente al margen de las personas, de las prácticas organizativas, de los procesos de significación colectiva, de los vínculos afectivos, de las relaciones de interdependencia y reciprocidad que les dan cotidianamente forma, que producen tales bienes en calidad de comunes.

 

  1. La reproducción de la vida y sus contradicciones con la expansiva reproducción ampliada del capital.

De acuerdo con Machado, el capitalismo no reproduce la vida, sino que únicamente impone y sostiene un modo de existencia que le es funcional para la acumulación.9 En contraste con ello, las lógicas comunitarias de reproducción de la vida tienen como finalidad garantizar el sustento -la comida, el agua, el lugar donde habitar, la salud, la educación de las nuevas generaciones, etc.- y, por ello atienden y cuidan no sólo aquellos bienes naturales que garantizan la vida colectiva actual y para las generaciones por venir, sino los lazos y vínculos que producen trama comunitaria, la cual dota a cada quien de nuevas capacidades, regenerando y amplificando las posibilidades colectivas de producción, reproducción y disfrute.

 

  1. Lo común como categoría crítica a la modernidad capitalista

Proponemos pensar que la producción de lo común no sólo expresa la existencia de un hacer cooperativo orientado por el valor de uso para garantizar y cuidar aquello que se comparte para reproducir la vida, sino también, las inestabilidades de las relaciones capitalistas incapaces de mercantilizarlo todo. Desde este punto de vista, nos interesa pensar las capacidades sociales y las condiciones bajo las cuales la producción de lo común es capaz de resistir, contradecir, subvertir y/o desbordar las relaciones del capital y del Estado.

(…) Cabe señalar que partimos de una noción abierta de proceso de lucha que incluye el despliegue explícito del antagonismo social, pero también los movimientos moleculares y estrategias de vida anidadas en los ámbitos cotidianos, que lidian y resisten a las agresiones del capital garantizando la existencia y haciendo posible la siempre difícil gestión de la precariedad. Dicha perspectiva nos permite rastrear las expresiones más abiertas de rechazo e insubordinación, pero también las menos visibles, reconociendo que hay variadas intensidades susceptibles de producir alteraciones o subversiones en el orden dominante.

(…) Tales experiencias, si bien en la mayoría de los casos no confrontan abierta y explícitamente al estado y al capital, se resisten a asumir plenamente las pautas de comportamiento, los códigos de relacionamiento recíproco y las lógicas de manejo del tiempo y del espacio impuestas por la organización capitalista del trabajo y de la vida social, recreando, reinventando y cultivando -de múltiples y variopintas maneras- formas comunitarias de organización de la vida colectiva y autogestión de necesidades y problemas compartidos. Al interior de estas experiencias de autorregulación comunitaria de la vida – que no están exentas de contradicciones y tensiones internas – se sigue cultivando otro tipo de politicidad, una politicidad crítica, cuyo ejercicio pone permanentemente en cuestión la hegemonía de las relaciones sociales capitalistas y su capacidad de dominarlo todo, en la medida en que habilita constantemente la posibilidad de una autodeterminación -aunque sea mínima- de la existencia por encima de la determinación ajena de la vida impuesta por el capital.

 

  1. Formas de regulación comunitaria, uso/pertenencia vs propiedad/identidad.

De hecho, todas las formas que va adquiriendo la producción de lo común, ya sean bienes concretos que son poseídos, regenerados y utilizados de manera compartida, o prácticas colectivas de apoyo mutuo para muy diversos fines basadas en heterogéneas figuras de reciprocidad, tienden a construir mecanismos internos de autorregulación que suelen oscilar en torno a puntos de equilibrio que no están previamente establecidos sino que constantemente se deliberan y acuerdan, una y otra vez. Un elemento decisivo –un rasgo vital- en tales mecanismos internos de autorregulación de lo común –en sus distintas formas- es su carácter autónomo. Puede decirse, pensando con rigurosidad, que la autonomía de los mecanismos de regulación de lo común es una condición necesaria para su existencia. O, dicho de otra manera, lo común y la capacidad de producción de lo común se erosiona, se diluye y se agota si, por alguna razón, los mecanismos de autorregulación interna son forzados a ceñirse a decisiones y formatos heterónomos.

(…) A lo largo de la modernidad capitalista, las élites económicas y políticas junto a sus pensadores y propagandistas, han impuesto un marco de intelección de los asuntos colectivos y generales basado en la propiedad y la identidad: quién tiene derecho a qué y cuándo queda fijado a partir de aquello de lo cual se es propietario, lo que genera rígidas identidades individuales y colectivas, sobre las cuales el estado puede operar, administrando diferencias. Sin embargo, la producción de lo común habilita –y a la vez requiere- otro tipo de marco de intelección.

(…) Nosotras estamos interesadas, en cambio, en mostrar como lo común, en tanto relaciones sociales antagónicas al capital, siempre encuentra maneras de relanzarse a sí mismo como lucha cotidiana y en ocasiones abierta y de, en su mismo despliegue, imaginar, ensayar y producir nuevos mecanismos de autorregulación que oscilan en torno a obligaciones, derechos de uso y producción colectiva de decisiones que se echan a andar.

 

  1. Lo común y la política en femenino. Pensando lo político y la política más allá de lo mercantil y lo estatal.

Nos interesa pués, hacer visible y tener presente, continuamente, el rasgo masculino dominante del lenguaje y del marco de intelección de los asuntos políticos y sociales labrados en el marco de la modernidad capitalista, relacionándolos sobre todo con el desconocimiento y negación de esa gigantesca y continua fuente de creación de valores de uso que es el mundo de la reproducción de la vida, donde una y otra vez se suele regenerar y renovar la producción de lo común. Enfatizando: el rasgo masculinodominante, íntimamente ligado a la producción y acumulación de capital es, antes que nada, un aspecto de la negación del mundo de la reproducción de la vida que tradicionalmente ha estado a cargo de las mujeres en las diversas sociedades humanas. Valga una aclaración, el uso del par femenino/masculino para hacer notar la escisión entre mundo de la reproducción de la vida (femenino) y esfera de la producción de capital (masculino-dominante), de ninguna manera busca una vez más “naturalizar” una división del trabajo por sexo -que de hecho continúa existiendo en casi todo el mundo ni mucho menos reivindicar que somos las mujeres quienes “debemos” hacernos cargo de la reproducción. No es esto lo que sostenemos ni lo que buscamos expresar. Más bien, utilizamos el par femenino/masculino, y tratamos de rescatar un lenguaje “en femenino”, para criticar en profundidad la secular centralidad de la producción de capital – masculino-dominante – como marco pretendidamente universal de intelección de la vida social, que desatiende, desconoce y menosprecia los conocimientos, prácticas, riquezas y experiencias heredadas y constantemente reactualizadas en el amplio y complejo mundo de la reproducción de la vida en condiciones de creciente agresión y hostigamiento.

(…) De ahí el esfuerzo hacia la producción colectiva de una política en femenino para poder hablar de lo común, para nombrar y visibilizar lo que desde otras miradas queda oculto, para relanzar la comprensión de la politicidad de procesos cotidianos y extraordinarios de defensa y cuidado de la vida, de las dificultades y fortalezas anidadas en ello. En femenino, pues, entendido como un lenguaje subversivo y desafiante: como aquella actividad humana esencialmente común, creativa y fluida, donde se asignan significado a los eventos y experiencias que los hablantes comparten, se nombra aquello que existe y que guarda relevancia para quienes comparten y hablan tal lenguaje.

 

 

SANTO DOMINGO BIZIRIK!!! (1ª): El magnífico ejemplo de comunidad vecinal ante el abandono, la desidia y el maltrato municipal a 12 familias desalojadas. Movilicémonos en su apoyo

 

  • manifestación el sábado 18 de noviembre a las 13 horas, partiendo de los portales de Santo Domingo 40 y 42
  • concentración en la Plaza Nueva el viernes 24 de noviembre (día del Pleno municipal mensual), de 11,30 a 14 horas OJO, modificación de última hora, la hora de convocatoria a la concentración es a las 12 horas.

Apoyo mutuo, trabajo colectivo, solidaridad, coraje, fuerza y determinación y, sobre todo, espíritu comunitario vecinal y dignidad a raudales es lo que están demostrando desde hace una semanas las 12 familias desalojadas de sus viviendas en Santo Domingo 40 y 42 (y el vecindario que las está apoyando). Todo ello como respuesta y actitud ante una gravísima situación a la que las ha abocado la tan pésima como vergonzosa y degradante gestión municipal tras la orden de desalojo de sus viviendas que, a la hora de redactar estas líneas, está muy lejos de solucionarse, por lo que seguirá siendo imprescindible la participación del resto del vecindario en todas las iniciativas y movilizaciones que se vayan convocando hasta conseguir una solución definitiva.

Este documento intenta contar un poco la historia de lo que lleva años denunciándose y que ha estallado ahora con la declaración en ruina de dos nuevos edificios de la Santo, y el posterior vergonzoso y denunciable abandono en que las instituciones (de forma muy especial el Ayuntamiento, su Departamento de bienestar social y sus servicios sociales de base) han dejado a una docena de familias que, prácticamente del día a la noche, se han quedado sin hogar y, lo que es peor, están siendo constantemente engañadas y maltratadas por una instrucción municipal en la que los (i)responsables políticos prometen soluciones que son mentira, dejando al personal de trabajo social que enfrente la situación de anunciar a las familias que la única opción real que se les ofrece es “buscarse la vida”.

Todo ello sin descartar que los daños por humedad que ya afectan a demasiados edificios de la acera de los pares de la Santo (números 18, 36, 38, 40, 42, y a los que mientras elaboramos este documento se ha unido también el 2, con idéntico problema y ya con necesidad de apuntalamiento) no tenga una responsabilidad común por alguna obra municipal en la calle, cuestión a la que habrá que prestar mucha atención.

En esta primera parte del documento, además de una contextualización general, intentaremos centrarnos en lo actualmente más urgente, lo relacionado con la situación de las familias de Santo Domingo 42 y 44 y la necesidad de respuesta vecinal para terminar de una vez con el maltrato al que el Ayuntamiento les está sometiendo. Para ello anunciamos ya las dos próximas convocatorias:

  • manifestación el sábado 18 de noviembre a las 13 horas, partiendo de los portales de Santo Domingo 40 y 42
  • concentración en la Plaza Nueva el viernes 24 de noviembre (día del Pleno municipal mensual) de 11,30 a 14 horas

Pero dejaremos para una segunda parte lo que pensamos que es la cuestión de fondo, y el origen de este y de otros muchos problemas de la Santo el total y consciente abandono institucional (cuyas razones analizaremos) que está provocando unas gravísimas consecuencias para el vecindario de la calle, afectando a cuestiones tan diversas como los colapsos de las edificaciones, problemas graves de convivencia y abandono total del comercio.

DESCARGA AQUÍ EL PDF DEL DOCUMENTO SANTO DOMINGO BIZIRIK!!! (1ª Parte): El magnífico ejemplo de comunidad vecinal ante el abandono, la desidia y el maltrato municipal a 12 familias desalojadas. Movilicémonos en su apoyo

(Oharra: idazki honek baditu hainbat helburu. Alde batetik, Santo Domingo inguruko deialdiak zabaltzeko beste bide bat irekitzea, horretarako beti bezala zuen parte hartzea ezinbestekoa da. Bestaldetik, auzoak eta Gasteizek berak ezagutzea gertatzen ari den prozesua, hainbat arlotan oso mingarria, baina beste batzuetan oso baliogarria ikasteko noizbehinka zein modu hain naturalean ematen diren auzo komunitateen sorrerak. Azkenik, afera honen inguruko datu eta iturri batzuk guztion esku jartzea, komuneko lanean baliogarriak izan litzaizkegulakoan)

 

ÍNDICE

SANTO DOMINGO BIZIRIK!!! (1ª Parte):

 El magnífico ejemplo de comunidad vecinal ante el abandono, la desidia y el maltrato municipal a 12 familias desalojadas. Movilicémonos en su apoyo

  • La denuncia vecinal y de otros agentes sobre el abandono a su suerte al que quieren condenar a la Santo, viene de lejos
  • ¿Qué es lo que ha sucedido en Santo Domingo 40 y 42?
    • La cuestión urbanística
    • B) El maltrato recibido por parte de las familias afectadas por los desalojos
  • La sinvergonzonería de la (no) respuesta municipal e institucional
  • El orgullo vecinal de la respuesta de las comunidades de Santo Domingo 40 y 42
  • La solidaridad hecha práctica por la juventud okupa del Casco
  • El barrio y otros colectivos sociales organizándose ante un grito de denuncia y reivindicación: SANTO DOMINGO BIZIRIK!!
  • Es tan imprescindible como urgente seguir con la movilización, la reivindicación y la denuncia, así como con el trabajo colectivo, el apoyo mutuo y la solidaridad

 

Desnudando las mentiras de Urtaran sobre Errekaleor (2ª parte de Intentando aportar (más) luces sobre Errekaleor)

(Gogoratu, Errekaleorren aferan ezinbesteko kontrainformazioa hedatzeko guztien inplikazioa behar beharrezkoa dugu: irakurri eta zabaldu)

En esta segunda parte se trata de analizar y desnudar las diversas mentiras que sobre los planes municipales en torno a Errekaleor y quiénes son Errekaleor Bizirik se empeña Urtaran en soltar una y otra vez cual matraca, con la esperanza de que el eco de las mentiras repetidas y recogidas por los medios nos confundan lo suficiente a la población como para pensar que, si lo dice el Alcalde será verdad… o al menos algo de verdad habrá. Contrariamente a su deso, como vamos a ver, esa reiteración en las mentiras no hace más que dejar a las claras el nivel político ético de Urtaran, al menos en este caso.

Pero, si Urtaran parece pensar que la población somos tonta y que nos puede utilizar y embaucar con esas falsedades, habrá que demostrarle lo poco que nos conoce. Para ello, como ya dijimos con la primera parte de este trabajo, se hace fundamental la labor de contrainformación a desarrollar por  nuestra parte, de tal forma que todas colaboremos en esa tarea haciendo circular la información, ya sea con links o de forma oral, que cada quien tenemos nuestras vías preferidas de contrainformación.

Oharra:

KTT-tik afera honen inguruan egindako ekarpenetan hutsune edo landu gabeko esparru batzuk geratzen dira (esate baterako alderdi politikoen jarrera, edota Uraranek hartutako jarrera bortitzan ze eragin izan duten alderdien arteko akordioek). Uste dugu horiek lantzeko gu ez garela egokienak, baina denbora pasa ahala horren beharrra ikusten badugu hirugarren atal bati ekingo genioke.

DESCARGA AQUÍ EL DOCUMENTO “Desnudando las mentiras de Urtaran sobre Errekaleor (2ª parte de Intentando aportar (más) luces sobre Errekaleor)

ÍNDICE

 PRIMERA GRAN MENTIRA : Quien ha rechazado el diálogo es el propio colectivo (Urtaran dixit)… O cuando Urtaran es a Errekaleor lo que Rajoy a Catalunya

SEGUNDA GRAN MENTIRA; ERREKALDEA … O el proyecto-excusa propagandístico sin ninguna realidad

TERCERA GRAN MENTIRA: Los de Errekaleor Bizirik son unos antisistema, nostálgicos de la violencia, lo llevan en su ADN, y son de Ernai… O qué txungas deben ser las pesadillas de Urtaran

CUARTA GRAN MENTIRA: Hay que derribar Errekaleor porque los edificios no son seguros…O cuando Urtaran no tiene quien le escriba un informe que recomiende el derribo por la inventada falta de seguridad.

 QUINTA GRAN MENTIRA: Se necesita para el cierre del Anillo Verde … cuando ya está aprobado que el cierre sea por el Alto de las Neveras

ADENDA: Urtaran y el Alto de las Neveras: O cómo llegar a extraños acuerdos con aquellos a los que denunciaba como los beneficiarios del mayor pelotazo urbanístico de Vitoria